viernes, 8 de mayo de 2015

Yo también

Yo también

 
Yo también creo en ti, 
me lo dice el espacio que llenas
y los papeles que a tu paso dejas,
y lo que suelo mirar
sin más razón que respirar,
y el sueño de amor profundo
que no sabía si decirte
pero al final te dije,

yo también escapo de las noches
para ir a buscarte,
y llegar despacio a los
latidos de tu pecho,
y no resistirme a tu alma
aunque más no sea un momento,

yo también mientras vivo
te quiero.

Mi voz también es diferente
cuando trepas a mi pensamiento,
cuando la mirada permanece cerrada
y te llamo en silencio,
cuando en el telar del tiempo
suben y bajan mis manos
como una emoción lenta,
cuando lanzo a los vientos
cientos de caricias,

yo también me quedo abstraído
persiguiendo las horas
en vanos intentos,
yo también te extraño,
discúlpame si no puedes con mis versos,

yo no puedo escribirte
con palabras quietas.

Me ocurre que no camino como tú,
como si supiera,
yo voy por calles rectas
buscando la vereda de tus libros,
yo me redimo a rosas en racimos,
yo camino con la excusa de sentirte,
yo también comparto todo con rojo vino,

si alguna vez creo hablar contigo
me vuelvo aquel que le dice a una muchacha:
señorita, no se sorprenda si le digo que la amo,
mucho menos si la visito y la miro a los ojos
como grabándola, a mí me gusta sentirme
ese poeta eternamente novio,
a mí me encanta su belleza en conjunto,

yo también amé a otra mujer
como tú a otro hombre, y aquí estamos,
nos alcanzó la misma sangre.

La cita no es sólo con una poesía,
te propongo mojarnos de nosotros
y ser ese corazón que toca todas las puertas,
el aire es de letras que titilan,
el amor desnudo es de cosas sencillas,

yo también creo que si llueve
es porque el cielo decide no estar callado,
para mí tu voz es como una flor
preparada para mí,

yo también cuando te encuentro,
me visto de aroma fresco
y de piel enamorada.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados