miércoles, 20 de mayo de 2015

Si alguna vez

Si alguna vez

 
Si alguna vez amé 
y me han amado,
no fue precisamente
por haber dado a manos llenas,
amé porque a mi amor
se le olvidaron viejas heridas,
me amaron porque se acostumbraron
a las buenas costumbres
de un amor cotidiano,

si alguna vez amé
y me han amado
no fue ningún simulacro,
el amor tuvo tiempo y lugar
sin más pretexto que quedarse.

Si alguna vez
mi táctica no funcionó
y no pude mirarte,
intenté escucharte y con esas palabras
construir un puente,
y volverme un hombre simple,
no como cualquiera sino
como la puesta de sol que abriga,
no como la brisa
sino como ese árbol que aunque lejano
en el horizonte, da sombra,

si alguna vez
mi táctica no funcionó
y no pude cuidarte,
te esperé en mis ojos
para llenarte el alma.

Si alguna vez
me quedé sin labios y no supe llamarte,
y me volví inmóvil como sin sangre,
entonces te escribí,
no con la razón sino con el corazón,
no con brazos cerrados
sino con la desnudez de los ángeles,

recuerdo una vez en que el amor
no tomaba nota de mi reclamo,
es más, parecía flotar entre letras,
como que no le importaba
mi evidente vacío en el poema,
y te nombré convencido de tu presencia.

Si alguna vez
me sentí solo
y creí que me besabas,
no lo inventé,
la distancia fue suave,
me acariciaste despacio y con ternura,
tu necesidad no dejó de encontrarme
tan cerca de mi piel
tan brillo de mis ojos,
y me arrastraste a tu pasión
al arte de tu amor,

si alguna vez
te extrañé,
al decir TE QUIERO
me olvidé del espacio,
y de tu lado me enamoré como si estuvieras aquí,
tan simple como abrir las ventanas.

Ese soy yo,
el que acaso te ama sin pensar,
utopía de un susurro en la hierba,
un río que rumorea,
una lengua encendida,
o quizá ese que en un libro calla
lo que tú prefieres leer.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados