sábado, 2 de mayo de 2015

Para hacernos bien

Para hacernos bien

 
Contemplo muchas cosas 
tras la ventana
para hacernos bien,
el agua que tiembla,
las muchas rosas del jardín,
el sol que todo lo cambia
con un solo rayo
entre los pliegues de las nubes,
el celo del aire que parece repetirse
en un cielo lejano,

las últimas hojas
del viejo árbol,
y mi estado de ánimo
confiando en que te mires al mirarme.

Guardo muchas cosas
de este lado de la ventana
para hacernos bien,
mi credulidad conforme a que llegues,
mis palabras que a suerte
de labios vírgenes
dejaré en tu boca,
mis dedos deshaciendo tus miedos
trenza a cauce,
como un arroyo que se desborda,

mis ojos de este amor
que te hacen hermosa,
y este alma que te dirá un día
que no quiere estar sin ti.

Siento muchas cosas
de este lado de la ventana
para hacernos bien,
esta briosa quietud
que me cubre de ti
como un pacto enorme,
este deseo entre pasional y gentil
que se yergue a la entrada de tu imagen,
este ardor que parece suelo y otras llama,
esta cama que se respira llena
con nuestras miradas a uno y otro lado,

mis manos calladas e inquietas,
mis caricias en espera,
y este azul pensativo que son mis noches,
savia exaltada y corteza.

Deseo muchas cosas
tras la ventana
para hacernos bien,
que me tengas dentro de ti,
que en cada amanecer te creas más cercana,
que siempre fluya de tu interior
desde tu ayer
un hermoso mañana,
que conviertas en realidad todo tu alrededor,

¡ancha y hermosa es la vida
como un corcel que nace en el viento!,
y que me des tu reposo a mi lado,
¡oh poesía!
¡oh verso atormentado!

Mi amor es un faro,
ni se quiebra
ni se alarga
es una ofrenda
para hacernos bien,
mientras tanto tras la ventana
la sangre se viste enamorada.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados