miércoles, 20 de mayo de 2015

Mis momentos perfectos

Mis momentos perfectos

 
Mi vida no es perfecta 
pero tiene momentos perfectos:

siempre me trata
como en intentos,
me llama tonto
si tomo las cosas con demasiada seriedad,
me hace contemplarla desde ciertos lugares
como para entender que no hay
problemas reales,

que todo tiene un para qué,
que nada es casual,
que la vida está hecha de momentos,
y los momentos
son caricias cotidianas que trabajan
por el cómplice amor,

mi vida es de dos,
la mirada y la siembra.

Mi vida a menudo se equivoca
pero tiene momentos perfectos:

son ellos en que mi paso vagabundo
sabe que no está solo,
que parece perderse y justo
en ese momento la memoria comienza,
de tu sonrisa y suspiro,
del espacio del sueño lento,
momentos en que el alma es la fuerza
y la inspiración tu presencia,

y las palabras son señales
que transcurren y se quedan,
y las ganas derriban barreras,

mi vida tiene momentos
que valen la pena.

Mi vida a veces se pierde en el ahora
pero también tiene momentos perfectos:

como si encima de una calesita
yo diera vueltas de amaneceres y lunas,
y la mano que se agita en pos de la sortija fuese larga,
para que me desees y te llenes de mí,
para que me pidas y me contengas,
para ser tuyo en cada momento,

momentos de ternura,
momentos de silencios,
momentos de sangre libre que gime inmensa,
momentos de ventanas abiertas,

mi vida tiene momentos
como un río terrible
bajo un frío de lágrimas.

Hay días en que mi vida está ajena a la rutina ordinaria
pero tiene también momentos perfectos:

el desayuno sin distancia,
los encuentros que empiezan con un café
para llegar al mismo espacio lentamente,
el tímido amor inclinado
para mirarnos,
las manos que cubren y preservan
hasta la vuelta,

momentos de éxtasis mañanero
hasta el almuerzo,
momentos de descanso
donde escribir un poemario en la piel,
el ocaso y su vergel
hasta bien entrada la noche,
y el derroche hasta envejecer los nombres,

mi vida tiene momentos
de misterio ante un espejo,
y una rosa que se disfraza
de ruido a lluvia que siempre suena,

mi vida no lleva una pareja necesaria
y sin embargo vuelve poética a ti.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados