jueves, 28 de mayo de 2015

Marcas

Marcas

 
Ayer dejaste marcas en mí, 
un mar desnudo
en mis ojos abiertos,
una mirada en un gesto,
un incomparable espacio
donde las caricias de tus manos
aún me estremecen,

desde ayer estoy en tus sueños
como derramado en ti,
donde el amor
es una entrega sin límites.

Tus marcas indelebles
perduran en mis labios,
son profundas
no envejecen,
están como posadas permanentes
sobre un sol ardiente y la fría luna,

desde ayer mi cuerpo y mi alma
son de un cielo descubierto,
y mi querida a mi centro
y el amor mío en las ventanas.

Tengo marcas también frescas
como si estuvieses aquí ahora,
marcas en mi tinta
como dedos en una corriente,
marcas abiertas
como si lloviese sobre el agua,
marcas donde tú embriagas el tiempo,

desde ayer tus marcas son prontas,
como de cerca el ocaso
y la aurora
cruzando por el amor.

Son marcas de silencios
como si un ardor doméstico
me gestara,
marcas de ciertas ganas
y entrega como del viento otoñal,
marcas donde mis brazos parecen
palpitar a lo cotidiano,
marcas de besos tempranos
y tú que te estás quedando,

desde ayer
mi corazón tiene marcas agrupadas,
es como una boca que conjuga
el presente para mañana.

Las marcas son a tu nombre
dos hojas largas,
una pregunta por tu tardanza
y la otra el café del propio amor,
una me espera con asombro
en un sendero de ansias,
la otra corre a mi encuentro
después de tantas palabras,

desde ayer tengo marcas
tan alas
tan amor,
y en mi piel esta inocencia
de no ser inocente.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados