viernes, 8 de mayo de 2015

Fue en un poema

Fue en un poema

 
Y fue en un poema 
donde dejé las palabras exactas:
seamos amantes,
para ampararte y me protejas,
amantes como los que describen
algunas novelas románticas,
siempre al alcance de la medianoche
a poco de consumirse las velas,
amantes como dos ciegos:

nos tocamos,
nos olemos,
nos sentimos,
amantes seguros del sentimentalismo,
amantes sin perder la costumbre,
a los dos nos gusta la soledad y el silencio.

Todo el mundo nos conoce,
somos dos extraños a quienes no les importa explicar
un sentimiento tan viejo como intocable: amantes,
allanando tu casa y la mía
una a la vez,
amantes hasta en tiempos de pobreza
pero siempre aceptándonos en la cama,
amantes sin temor a envejecer
con la fuerza del carácter,
nuestra vida es pareja
a la crítica constante: amantes,
para nosotros la oportunidad de amarnos
incluso tomados de la mano.

En general nos gusta considerar el tiempo,
con eso me refiero a imaginar
cada parte sin prudencia,
ser amantes es inventar nuevas estrategias,
es encontrarnos sin simular,
es hacerse cargo de las fantasías,
es dejar de lado las tonterías,
es mirarnos con ojos de amor
sin dejar de ser amantes,

para los amantes
siempre hay mañana,
el compromiso no se despoja de ellos,
ser amantes no es una coraza.

Para nosotros ni siquiera es rutina
el momento de desnudarnos por completo,
nos quitamos las ropas una a una
y las dejamos caer despacio,
sin hacer ruido,
nos recorremos con besos
y caricias sabias,
nos enredamos absolutos
y sin esfuerzo, amantes,

y fue en un poema donde te besé
por primera vez,
fue el principio donde con voz cálida te dije:
seamos amantes,
sin rastro de historias artificiales,
sin impaciencia,
sin el amor hecho de una encorvada ternura.

Cuando el amor y los amantes
son la misma persona,
el amor es largo, en verdad lo creo. Si me preguntan, les diré que los amantes son el encuentro de dos almas que ya se habían amado en otras vidas, es entrar a una vida sin invitación y quedarse, es vivir varias vidas en el mismo amor. No es el cuerpo y la lucidez mental, no es la energía y el caudal sexual, ser amantes es un amor calmado, también es una especie de autobiografía.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados