miércoles, 20 de mayo de 2015

Aunque el amor me duela

Aunque el amor me duela

 
Ámame de a ratos 
aunque no puedas más que eso,
aunque el valor de tu sonrisa
sea una brisa a mi piel,
ámame quemante
aunque el amor me duela,
ámame combate,

no esperes a que mi amor
pueda decirte,
ámame,
que aunque el amor me duela
he llegado a tu vida con lo puesto.

Ámame en silencio
si es que no encuentras palabras,
si te falta el argumento de un beso
o quizá la ternura de un amor deseo,
ámame como el otoño
que a una pared fría
arropa de hojas secas,
ámame pequeño
que aunque el amor me duela caminaré contigo,

une mis hilos de sangre
entre el recuerdo y el olvido y ámame,
tan sólo ámame,
que el sueño de tu piel
desnuda en mi piel
es una gota con todo tu peso.

Ámame transparente
como la noche al cielo,
con todo el amor que reúne
tu boca y mi boca,
ámame como la sombra
cuando se ofrece a la tierra,
o las letras cargadas de flores,
o las horas que golpean las puertas,

ámame que yo le diré
al amor que te espero,
que allí donde estoy
está el amor mío,
ámame,
que para decir TE AMO
nos basta ser hombre y mujer.

Ámame como ayer
cuando ninguna parte sucedía sin encontrarnos,
ámame como ama un árbol
con sus pájaros arriba
con su agua abajo,
ámame que este poeta caminante
será tu libro lleno,

lleno de los frutos que caen a cada rato,
lleno de las ventanas que a tus ojos encuentran,
lleno de los sitios concertados buscándonos,
lleno de carteles,
lleno de certezas,

ámame que aunque el amor me duela,
cuando me dices TE AMO
soy todo el aire pero vulnerable.

Es amor,
es sencillamente amor,
es un mañana que sobrevive a otro y así,
entonces ámame
aunque el amor me duela.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados