viernes, 24 de abril de 2015

Se me desborda el alma

Se me desborda el alma

 
No hay pensamiento 
cuando eres tanto,
no hay infinito
sabiendo que te encuentro,
no hay dentro mío
sueños leves
si voy por los días
repitiendo tu nombre,
no hay mirada tuya
que no abrigue mi cuerpo,

se me desborda el alma
de tanto silencio.

No hay momentos tan llenos
que no te contengan,
no hay deseos porque sí saltando
entre las cosas,
no hay derrames de horas
si yo soy quien te gime,
quien te toca desde las raíces,
quien rompe en emoción,
no hay lágrima que no sea tuya
que yo no ponga en fuga,

se me desborda el alma
curiosamente libre.

No hay deseo de irme
que no complete el ven conmigo,
no hay camino sin rumbo cierto
si no es contigo,
no hay temor de haber sido
si de donde venimos
es hacia donde vamos,
no hay vacío en las manos si
hasta un tronco seco
puede dar hojas nuevas,

se me desborda el alma
pudiendo ser espada y fue escudo.

No hay lugar en el mundo
que calle si tú me amas,
si te entregas a mi piel
y dejas que mi amor te salve,
si en lugar de brazos simplemente
abres los ojos,
si me buscas en tus balcones
sabiéndolo todo,
ignorándolo todo,
no hay nada o muy poco si miramos
la vida en blanco y negro,

se me desborda el alma
de flores y versos frente a tus caricias.

No hay mañana quieta
si los árboles se extienden,
no hay ni Lunes ni Viernes
si mi casa no te da el paisaje que tú contemplas,
no hay poeta ni poema
sin un nosotros,
ni ternura en el rostro
ni bajo la lluvia en las veredas,
no hay espejo en mi alcoba
si tú no miras,
si no soy mirado,

se me desborda el alma
creando noches que te aman.

Se me desborda el alma,
la he visto,
ella te es siempre fiel,
tú lo serás un día.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados