jueves, 2 de abril de 2015

Porque lo sabías

Porque lo sabías

 
Porque lo sabías 
dejaste de pensarme,
y reuniste todas las palabras de amor
y también el silencio,
y todo el amor del tiempo
y me lo diste,
porque lo sabías,
porque lo guardaste,
porque a medida que te acercaste
sólo fue necesario no decir nada.

Porque lo sabías
me tuviste en tus manos igual que un libro,
y me supiste leer con toda el alma
y todo el cuerpo,
y supe que estabas hecha para mí,
que toda tú venías a mi encuentro,
porque lo supe,
porque lo quise,
porque te amo irremediable
y tú lo sabías,
si estoy deseándote a todas mis horas.

Porque lo sabías
creíste en las cartas,
en la urgencia mía de mi amor por ti,
en que caminas de mi mano mientras
te escribo y te hablo,
en que soy desde hace rato quien te mira,
quien te aprieta a mí,
porque lo sabías no hay segundo que no me ames así como soy,
mi corazón es tuyo,
mi pecho es tuyo cuando oigo tu voz.

Porque lo sabías
me defendiste de la rutina,
de la soledad transitoria como las flores
que necesitan la lluvia,
siempre supiste que cinco minutos contigo
me bastaban para soñar,
para crecer en la utopía,
para construir desde las ruinas
así el amor que me destinas,
lo supe,
lo sabías,
ésta es nuestra mejor hora, nuestro mejor momento.

Porque lo sabías
te repetiste en un propio ritual
y me quitaste la propiedad, y a partir de allí
quise ver todo
y saber todo
y comprender todo, pero contigo,
y aprendí a no rendirme y desde aquel día
no tengo excusas para tu mirada,
porque lo sabías definitiva,
porque siempre fui tu carne viva
tu inocencia
y hasta tus fracasos,
lo supe, te busqué y perdí la forma
pero encontré el abrigo,

que amarte así no está prohibido,
porque lo sabías.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados