jueves, 30 de abril de 2015

De mi para siempre

De mi para siempre

 
Ese enamoramiento 
que si perdiera el color
seguiría siendo amor,
ese mundo que gira
y el tiempo no es necesario,
ese todavía que pregunta
y el azar nunca responde,
ese sueño quieto que no despierta
y parece rasgar los párpados desde adentro,

de mi para siempre eres ese silencio,
esa nada absolutamente prometedora.

Ese día bienvenido
tierno en el pecho,
esa memoria futurista
que es mi mejor historia
pero igual me sorprendo,
ese deseo y viceversa
ese encuentro en la mirada,
ese saberte aquí en el alba
y en la tarde
y en la noche,
ese derroche que es paz y te reclama,

de mi para siempre eres esa excusa
aunque contigo traigas dolor,
el amor es tu cielo hacia mí, es tu rostro.

Ese no saber cómo ni dónde ni cuándo,
ese surco siempre dispuesto
a tus caricias,
ese campo que de pronto es atrevido
y más tarde no recuerda ni tu nombre,
ese hombre que se incendia
de tu amor en llamarada,
esa cama que es sierra
y bosque
y cueva,
ese caminar lento por más que llueva
y ser y estar entre la lluvia,

de mi para siempre eres esa mujer sirena,
a veces te invento por vanidad, otras,
convencido estoy de tu existencia.

Ese mientras tanto que sobrevive,
esa soledad que escribo en minúscula
para que dure poco,
ese aire que desde los ojos
parece ser un viento húmedo,
ese verso y su rima
que no es golondrina
y tampoco alfabeto,
ese ejemplo de tiempo
que es tiempo que sobra,
ese digamos que me haces falta,

de mi para siempre eres esa puerta
que no quiero abrir sin tu llave,
ese morir un poco y enseguida
encontrar las horas de tu vida.

Mi para siempre es todo y lo contrario,
es un solo indicio,
mi amor se parece a la voz de esta escritura.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados