jueves, 30 de abril de 2015

Imposible

Imposible

 
Soy un imposible
que se vuelve posible
cuando te das cuenta
que mirarme de lejos
no es mirarme y nada más,
es como pedirle a una rosa
que oculte su rosal,
como mirar una estrella
y creer que por alta es prohibida,

no es imposible soñar,
si tu silencio me nombra sigue mi sombra,
si tienes miedo ponle palabras
y trata de escribir TE AMO en el aire.

Soy un imposible
que se vuelve posible
si me hablas,
si me dices que tu nombre es como un paseo
que de lado a lado va derramándose
mientras me lees,
porque lo crees,
porque comprendes que sólo despierta
quien se vuelve torrente,
porque te resistes a correr,

no es imposible encontrar mis ojos
presos de tus pájaros,
si te inclinas a tus manos la verdad es un árbol
y sus frutos todas mis hojas.

Soy un imposible
que se vuelve posible
si me encuentras,
quizá tenga lo que buscas
tal vez tú lo que deseo,
no es imposible golpear a mi corazón:
el secreto es volverse frágil,
un suave reflejo en donde el alma
y la calma son partes del mismo amor,
y tú y yo rocas parecidas
suspirándonos amantes
como murmura la brisa,

no es imposible que mi amor te llame
cual flor en el camino,
los ensueños se complacen
si te alejas del desconsuelo.

Soy un imposible
que se vuelve posible
si te desnudas y me imaginas,
si sientes la claridad de mis manos
y mis labios convenientes,
si confías en cada rincón que vibra,
si evocas al enigma y a la inocencia
y te desbaratas de una vez,
no es imposible, un ciego es solamente
una cara ante un espejo,
vuélvete lenta y permite que te alcance,

repetirme entre letras es volver,
no es imposible, conservar la costumbre
de esperarte no es rutina,
es amor tras los límpidos cristales.

Soy un imposible
que se vuelve posible
como un lápiz al que le sacas punta,
la mina muestra ideas y
lo que escribes crece alto,
y la memoria se traduce en cartas
y la locura habla a gritos,

no es imposible,
los ríos están siempre cargados
con un montón de secretos,
mientras tanto yo soy el amor como si el amor fuese un ala.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

De mi para siempre

De mi para siempre

 
Ese enamoramiento 
que si perdiera el color
seguiría siendo amor,
ese mundo que gira
y el tiempo no es necesario,
ese todavía que pregunta
y el azar nunca responde,
ese sueño quieto que no despierta
y parece rasgar los párpados desde adentro,

de mi para siempre eres ese silencio,
esa nada absolutamente prometedora.

Ese día bienvenido
tierno en el pecho,
esa memoria futurista
que es mi mejor historia
pero igual me sorprendo,
ese deseo y viceversa
ese encuentro en la mirada,
ese saberte aquí en el alba
y en la tarde
y en la noche,
ese derroche que es paz y te reclama,

de mi para siempre eres esa excusa
aunque contigo traigas dolor,
el amor es tu cielo hacia mí, es tu rostro.

Ese no saber cómo ni dónde ni cuándo,
ese surco siempre dispuesto
a tus caricias,
ese campo que de pronto es atrevido
y más tarde no recuerda ni tu nombre,
ese hombre que se incendia
de tu amor en llamarada,
esa cama que es sierra
y bosque
y cueva,
ese caminar lento por más que llueva
y ser y estar entre la lluvia,

de mi para siempre eres esa mujer sirena,
a veces te invento por vanidad, otras,
convencido estoy de tu existencia.

Ese mientras tanto que sobrevive,
esa soledad que escribo en minúscula
para que dure poco,
ese aire que desde los ojos
parece ser un viento húmedo,
ese verso y su rima
que no es golondrina
y tampoco alfabeto,
ese ejemplo de tiempo
que es tiempo que sobra,
ese digamos que me haces falta,

de mi para siempre eres esa puerta
que no quiero abrir sin tu llave,
ese morir un poco y enseguida
encontrar las horas de tu vida.

Mi para siempre es todo y lo contrario,
es un solo indicio,
mi amor se parece a la voz de esta escritura.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Sorpréndeme

Sorpréndeme

 
No sé,  
no me preguntes el color
pero sorpréndeme y
que sea fácil, es decir,
no hace falta que mires a través del sol
ni que te propongas reservar la luna para esta noche,
no es necesario que dialogues con las normas,
y que por una vez te dejen escribir
un gran letrero en mitad de la calle
y que todo lo abarques,
hasta el frente de las casas vecinas,

con música
tarareando un sentimiento,
quizá la impronta de arrastrar a un par de pájaros
y que nos miren haciéndonos el amor,
tal vez dejar en un papel
que nos amamos como el primer día,
y lo colgamos del aire
para que cualquiera lo lea
y provocar una sana envidia, sorpréndeme,

quiero caminar y escuchar: son ellos,
los que se entienden con la mirada,
amigos y amantes.

Sorpréndeme sin necesidad de tocarme
y juega con tus gestos,
por ejemplo te arrimas como si fueses a traspasar
la línea de mis labios y te detienes,
y con íntimo acercamiento me dices que te gustan
pero no me besas,
y me dejas tu aroma
hasta que mis ojos parecen ser
varios hombres que te desnudan,

me gusta verte en esa tesitura lenta,
como un corazón que se abre,
como descienden las aguas
a la pasión que acecha,
como tus letras
que vestidas de amparo
parecen decirme:
yo te amo, sorpréndeme,

quiero tomar a cucharadas
cada una de las horas que me regalas,
quiero bien amarte.

Sorpréndeme como cien rostros iguales
que yo descubriré quién eres,
si la que carece de voz
y es hacedora de toda mi piel,
si la que me ama
con su amor palpable de muchacha,
o la que me borra del placer para inventarme
o quién sabe,
quizá el amor que es toda mi consecuencia,

quiero creer que estoy volviendo
porque tú estás aquí,
y quiero llegar tantas veces
como tanta tu osadía y me sorprendas,
que el amor es luz y sombra,
puntualidad y tardanza,
es no creer y confianza,
es recompensa y vergüenza.

Sorpréndeme y
que el puente sea la duda,
que tú y yo somos culpables e inocentes
del mismo amor.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Amor desde adentro

Amor desde adentro

 
Amor que busca al amor 
y por amor se cobija,
como el fuego ante la lluvia
con su vago secreto
de complicidad y ternura,
como ese beso azul del frío
que no lo sabe pero es en verdad infinito,
infinito blanco que acaricia
y que bruscamente cae,

amor que se oye
como llama una flor,
naciendo cada día de toda gota de rocío.

Amor que pierde al amor
como los árboles al amanecer cuando aclara,
amor que cada palabra deja
para que sepas que está ahí
aunque no lo veas,
aunque tengas que empezar de nuevo,
aunque cedas a los miedos
y a los sueños
y al deseo,

amor que siempre firma un contrato contigo,
que es una veta a pesar de la veta
porque existe.

Amor que imagina al amor
más que nunca,
que es fuerza y poder y despertar,
que recorre la rebeldía y el cansancio,
que sabe dónde estás
y quién eres
y cómo te llamas,
que te mira incansable
con todo el silencio de la noche
y todo el griterío del día,

amor que te remueve
como si todo tu cuerpo estuviese lleno de arena,
con ese tiempo que es columna y destino
de curso irrevocable.

Amor de rígido ayer
que no es ayer sino letra,
que no parte pero es senda,
que no es firme trama
pero incesante vuelo,
amor de manos y transparencias
que al azul desnuda en un solo movimiento,
que es espacio y estructura
y un dulce niño que apuesta al sentimiento,

amor caminante hasta que se junta y forma
y una vez que lo hace,
amor surco que ulula en el viento.

A veces me gusta estar antes
como desde el penacho de una roca,
y ver al amor ser quien provoca
las mil fragancias de un arroyo que se desliza,
como paredes pausadas y verdaderas
abrazando desde las venas,
como tú
y como yo
y el amor de nuestra vida,

amor que es poesía y también sangre que bulle,
amor con mis alas,
con mis manos,
con mis labios,
con mis ojos,
con mis oídos,
amor desde adentro
como un poeta que fluye.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Un piso antes

Un piso antes

 
Un piso antes 
no es un piso vacío
de paredes blancas,
tampoco cambios
que no han cambiado
ni se han movido,
un piso antes es un círculo
de una mano que ha salido pero no llega,
de una lámpara que aún no se ha encendido,
de una palabra que no insiste como debería,

porque un piso antes tú me miras
como quien no duerme y espera,
como quien se entera despacio
del principio.

Un piso antes
es un recuerdo que se entrelaza,
una mirada donde la alambra
es un amor platónico
que está en la calle,
en la espera de la casa,
entre papeles que a las paredes atraviesan,
es un tiempo que desnudo
parece vestirlo todo de gritos,
de preguntas que se quedan sin preguntas,

porque un piso antes tú te pierdes en el silencio
y los días se hacen noches sucediéndose sin prisa,
como eso que se diluye en un espejo
aunque intentes retenerlo.

Un piso antes
es un aliento tibio como la sombra de una voz,
como si observar la vida
fuese pensar en vivirla,
y vivir se volviese contemplar un sueño
y buscar la unidad,
y unirse sea una forma perfecta
donde un hombre y una mujer
frente a frente están,

porque un piso antes todo tiene tres momentos:
el del reloj que mientras gira todo lo parece coordinar,
el de las raíces que hacen del cuerpo una armonía,
el del absurdo de la razón que se extraña del amor.

Un piso antes
la ciudad está ausente,
es algo así como escribir libros
sin libros ni hojas ni tinta,
como un amor pequeño que no encuentras,
como hablar sin palabras
y una lluvia que no moja y es escasa,
un piso antes es como andar para darte
pero sin nada que dar,
como desayunar sin café
y un Domingo sin mis hijos,

porque un piso antes no hay nada pleno,
todo se agita como el viento,
es como si un ángel descorriera los velos
y te mostrara no lo que es
sino lo que debes,
no lo que tienes
sino lo que podrías,
un piso antes es como caminar el mismo suelo
con distintos pasos.

Un piso antes
es como un día antes,
es concertar una cita y estar a solas,
es un escritor que se distrae
con tal de acostarse tarde,

dijo Borges una vez:
"yo deseo morir tan pronto sepa
llegada la hora, lo más pronto posible,
yo he pagado ya con mi ceguera buena parte
del infierno que me tocará tras la muerte".

Yo gozo recordando
mientras el día está benigno,
ni frío ni ventoso,
como un poema que se dicta y acercándose
desde un piso antes.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Yo por ti

Yo por ti

 
Yo, 
que a las estrellas les pido un espacio
para que tú me quieras,
que miro al mañana
como si llegara simplemente
tras las ventanas,
yo que hablo llenando cada segundo de razones,
cada minuto de pasiones,
cada hora de certezas,

yo supongo que piensas en mí,
que el amor nos une los cuerpos,

yo por ti soy el viento que respiras
y tu magia.

Yo,
que despego mis temores para así entregarme
al vuelo de tus labios,
yo que creo en la rosa azul
que se torna roja en mi mano,
que me inclino al balcón de tus gestos
para que entiendas que tu corazón no está solo,
que suspiro por corredores desiertos
para despertarte,

yo supongo que tras el temblor de la brisa está tu sonrisa,
que el amor nos encuentra mejor
si oscurecemos las calles,

yo por ti soy el ocaso y la alta luna apasionada.

Yo,
que mitad verdad y mentira
soy un amor profundo,
que se me escapa la noche
cuando se me escapa el alma,
que en el momento exacto de tocarte soy la vida,
ese silencio que tú bien sabes,
ese tono de voz que se parece al pensamiento,

yo supongo que tras la mirada está la esquina,
y en ella igual y tranquila está tu piel aguardándome,

yo por ti regreso tras el eco de tu nombre.

Yo,
que no puedo negarte,
que no encuentro lógica más que
en abrir los ojos para hallarte,
que no tengo soledad sino sierras
que van hasta el mar y tú mi cielo,
yo que te persigo perdido en tus pupilas,
que sueño caminos como un verso
después de tantas palabras,

yo supongo que cuando escribo
de mí y del mundo tú sabes,
yo cargo los misterios del cantar de tus olores,

yo por ti soy el mejor de los mejores.

Quisiera abreviarte pero no puedo:
soy un poco de arte,
un hombre que crece desde la palma,
pedazos de alma de otros nombres
y un suspiro a punto de despertar,

yo supongo que un arroyo siempre murmura en mí,

yo por ti soy un pecado discreto
componiendo una rosa deshojada.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Antes

Antes

 
Antes el problema 
era escribirte,
mis manos te sujetaban
y las rimas eran ese timón
del que yo te rescataba,
tu poesía era secreta
pero en caricias me señalabas,
antes mis versos te desnudaban
para cubrirte de sol y de luna,
antes mis palabras eran propias.

Nadie podrá jamás describir
lo que tu piel me explicaba,
lo que tus dedos sabían
lo que entendían de mi cabello,
antes comprendía lo que se siente
estar desnudo frente a una mujer,
lo que es mirarla en amor
sin decir nada,
lo que sentí traspasar en el alma
cuando ella me conoció.

Alguien me dijo una vez
que controlar los besos no es besar,
que los labios deben decir en cada línea,
que no tiene importancia el remolino del aire,
que cuando uno quiere
deja letras en la boca hasta la libertad,
y entonces entendí que no hay distancias,
que una escalera entrelazada
era nuestro abrigo,
antes me preguntaba por qué,
ahora es el momento.

Cuando mis ojos te vieron
del tiempo me supe esconder,
era como si renunciara a las respuestas
no quería saber,
me conmovía tu espalda
y tu complicidad al leer,
no tenía más que encontrar una razón
pero nunca te contesté,
perdóname,

antes del amor en mi papel había silencio,
antes de escribirte escribía poemas al revés.

Antes esperaba
a que las horas no me importaran,
que mi corazón regresara
siempre a tu cama,
que para mí fueras
todo y nada,
antes todo lo que hacías por mí
eran locuras de mujer enamorada,
antes no era tuyo
sino las huellas que en mí habías dejado:

los muros de haber estado encerrado,
los besos alguna vez clavados,
los años de haber sido lágrimas,
el valor de dolores terminados,

antes para escribir sin miedos te pedía: mírame,
hoy para mi diario vivir con tu amor me alcanza,
antes te recordaba,
hoy nos tenemos tú y yo.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Pensarte es

Pensarte es

 
Pensarte es también hablarte 
aunque no lo sepas,
es cruzar la puerta,
ese tono de mi voz que tú no conoces,
esa curiosidad que responde
al deseo de los labios,
esos pasos sin prisa,
los mismos que se quedan fríos
cuando te marchas,

pensarte es inventarte conmigo,
hablarte es convivir entre la vigilia y el sueño.

Pensarte es también tocarte
aunque no lo sepas,
es dejar al suelo caer entera el alma
y dirigir al corazón el dardo de una mirada,
es reclamar al cuerpo que evite la distancia,
es permitir y prohibir cada deseo,

pensarte es vestirte de noche y aurora,
tocarte es debatirme entre los celos y el miedo.

Pensarte es también amarte
aunque no lo sepas,
ese sentir ambiguo de cobijar
una flor de cara al viento,
ese perfecto triángulo
de tus ojos y mis labios y nuestra piel,
esa sangre que nos alcanza como mar ligera,
esa cuenta guardándonos en equilibrio,

pensarte es un trozo de pan blando en gritería de colores,
amarte es una velada que no se ignora.

Pensarte es también alejarme
aunque no lo sepas,
es quererte pero sin darte palabras,
es en la punta de los dedos un secreto,
es el hueco de mi almohada
y la luna en la ventana,
es la comisura sin tus besos,
es eso, el desierto,

pensarte es la vida que se respira en un momento,
alejarme es una orilla donde rompen dos mares.

Pensarte es también morir
aunque no lo sepas,
algo así como el último amor
que acaba de salir,
ese verso no acabado de escribir,
esos ojos para mirarlo todo,
ese por qué como una llave que no cierra,

pensarte es la serenidad mientras la noche empieza,
morir es el dibujo que todavía no repito.

Pensarte es también una forma
aunque no lo sepas,
tu cuerpo temblando en mitad de mi cuarto,
mis manos en tu delicada quietud,
tu entrega azul para que me sientas tu aire,
mis blancas paredes ciegas imaginándote,

pensarte es aguardarte en horas alegres,
tu forma siempre se parece al impaciente amor.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Enséñame

Enséñame

 
... que quiero imaginar 
que no es bastante el día,
que la noche no es sólo
querer mirarla
como a alguien mayor,

enséñame el amor
de aquel día exacto en que te conocí,
a ver las cosas pero con tu magia,
a volar pegado al cielo
y descubrirte del todo de una vez,

enséñame que conocerte
no es temer perderte,
que estar a tu lado
es lanzarme hacia tu mano abierta,
es acometer a la razón y gritarle:
¡es el amor!,

enséñame que aún
no estoy listo a envejecer.

Enséñame a jugar
que la quimera de otra vida me llama,
que amar es no
seguir el dictado de ningún juez,
que quiero encontrar sin buscar
a un amor que viene y que va,

enséñame la llave del alma,
que el amor no es otra cosa
que la espera que nos merecemos,
que no hago absolutamente nada
más que escribirte y corresponderle al azar,

enséñame el mundo que ven tus ojos,
que para inspirar mi pluma
tan sólo necesitas del viento,
él te hará capitana de mis versos
y así guiarás mis letras,

enséñame que todo
dura un segundo cuando tú me miras.

Enséñame el lugar
de esa fábrica de caricias,
de esas cosas rotas
que son acordes para los que trabajan,
del amor que se quiere
en la calle y en la cama,
del amor sincero aunque vagabundo en su paso,

enséñame por si acaso
me ames un día,
que me querrás a la mañana
y también a las doce de la noche,
y pensarás en nosotros dos
hasta convencernos de ello,
que nunca será mejor otro cuerpo
y así por mucho tiempo,

enséñame que me quieres sin horas,
y del lento proceso del arroyo
que conduce pero jamás desprende,
y de los sueños que son cielos invertidos
y entonces el amor es una expresión leve
que nos alcanza,

enséñame de ese punto inocente
en donde me dices y te digo,

enséñame y que no importe
si ya me lo has dicho,
que tus partes son precisas
y estoy dispuesto,
que tengo tu alma de poeta.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

viernes, 24 de abril de 2015

Se me desborda el alma

Se me desborda el alma

 
No hay pensamiento 
cuando eres tanto,
no hay infinito
sabiendo que te encuentro,
no hay dentro mío
sueños leves
si voy por los días
repitiendo tu nombre,
no hay mirada tuya
que no abrigue mi cuerpo,

se me desborda el alma
de tanto silencio.

No hay momentos tan llenos
que no te contengan,
no hay deseos porque sí saltando
entre las cosas,
no hay derrames de horas
si yo soy quien te gime,
quien te toca desde las raíces,
quien rompe en emoción,
no hay lágrima que no sea tuya
que yo no ponga en fuga,

se me desborda el alma
curiosamente libre.

No hay deseo de irme
que no complete el ven conmigo,
no hay camino sin rumbo cierto
si no es contigo,
no hay temor de haber sido
si de donde venimos
es hacia donde vamos,
no hay vacío en las manos si
hasta un tronco seco
puede dar hojas nuevas,

se me desborda el alma
pudiendo ser espada y fue escudo.

No hay lugar en el mundo
que calle si tú me amas,
si te entregas a mi piel
y dejas que mi amor te salve,
si en lugar de brazos simplemente
abres los ojos,
si me buscas en tus balcones
sabiéndolo todo,
ignorándolo todo,
no hay nada o muy poco si miramos
la vida en blanco y negro,

se me desborda el alma
de flores y versos frente a tus caricias.

No hay mañana quieta
si los árboles se extienden,
no hay ni Lunes ni Viernes
si mi casa no te da el paisaje que tú contemplas,
no hay poeta ni poema
sin un nosotros,
ni ternura en el rostro
ni bajo la lluvia en las veredas,
no hay espejo en mi alcoba
si tú no miras,
si no soy mirado,

se me desborda el alma
creando noches que te aman.

Se me desborda el alma,
la he visto,
ella te es siempre fiel,
tú lo serás un día.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

sábado, 11 de abril de 2015

Sin atarte

Sin atarte

 
Sin atarte quédate, 
que tus labios me bastan
para ser tu asesino,
que a tu lado estoy
como una marea de amor,
que a tu costado y desnudo
soy tu ventana exclusiva,

seré tu razón o no,
quizá un corazón recién pintado
pero sin atarte búscame,
que buscándote soy yo
y así nos curamos las heridas.

Sin atarte mírame,
que te miraré hoy
y mañana también,
que mis ojos son alas que crean caricias
que tus ojos cuentan,
que soy eterno mientras me miras,
como esa costilla cómplice
que nos hace más que dos,

serán tus ojos quizá un poderoso Dios
vestido de artista,
pero sin atarte mírame,
y hazme el amor camino de tus pasiones
siguiendo el rastro del cielo que escribes.

Sin atarte quiéreme
pero no demasiado,
tan sólo lo justo para darte,
lo necesario para evitarme,
la llegada cuando me voy,
lo que me quito cuando tú te vistes,
lo que me falta cuando me dices,
lo que olvidas cuando el aire está lleno de agujeros,

será el cariño tal vez
esta gran noticia de conocernos,
pero sin atarte quiéreme,
y amante como soy y errante de la vida
hazme tu bienvenida,
como un contento pájaro en su rama.

Sin atarte háblame
como un silencio de viento suave,
como una cadena donde recuerdas
que volver a empezar,
es lo peor de estar lejos
y lo mejor de acostumbrarse,
sin atarte para que la rueda no pare
y seamos dos barcos piratas sin ley,

será que el sol se pone temprano,
será que la luna se enamora de estas palabras,
pero sin atarte háblame,
que sin saber y sin sentir merezco tus besos,
que este poema no se oxida porque es nuestro.

Sin atarte sé el después,
el después del maquillaje,
el después del color,
el después de las confesiones,
el después del amor,

será que estoy vestido de café,
que te amo,
que he perdido las llaves
pero sin atarte sé el después,
mi segunda voz,
mi frente a frente.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Sólo para tu boca

Sólo para tu boca

 
A veces mi cuerpo 
sin peso te espera,
así se renueva mi sangre
cual libre cometa,
y mis dedos inquietos amantes
de mis letras,
y hondas caricias me despiertan,

y entonces me quemo,
sólo para tu boca,
y entonces me vierto
y nace un poema.

A veces mis manos
parecen apartarte
y dejar en el aire
tu forma precisa,
es que la distancia me deja contemplarte
y así recibo en la piel
un temblor de tu brisa,

y entonces me entrego,
sólo para tu boca,
y en un quieto cansancio
soy tuyo.

A veces tu imagen
se vuelve neblina
y entonces te busco,
y me lleno de tu silueta de hambre
y me sacio de un dulce calor,
y así el amor dentro de mí
como si apurara cada grano de arena,

y entonces te amo,
sólo para tu boca,
el ayer de nada nos sirve,
mañana es hoy.

A veces permanezco
como una inmutable razón,
y te escucho como un desnudo sueño
tras la ventana,
a ti, mi flor primera
a ti, mi madrugada en campanas
y mi adolescencia que vuelve,

y entonces te miro,
sólo para tu boca,
que cobijarme entre tus brazos
es el amor que yo prefiero.

A veces de noche es todo el día
y te vuelves esa manía circular,
y todos los caminos parecen conducirte
y es verdad,
si todo te nombra todo el tiempo y alrededor,
si eres el alma de mi alma y cada latido,

y entonces te hablo
¡ay amor mío!,
sólo para tu boca,
que estas rimas no tienen final
si son autobiográficas,

hay quien afirma que el amor es un milagro,
a veces lo creo.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Y una musa mía

Y una musa mía

 
Yo tengo mi mirada 
entre la sierra y el mar,
y a la luna que es mi cielo
y al sol que me persigue,
yo tengo ese pensamiento
que se anuncia como un beso,
y el abrazo que reposa tranquilo
esperando tu espacio,
y el blanco de mi ventana
que en su transparencia me interroga,

y una musa mía
que sueña mis caminos,
y una herida abierta en mi corazón.

Yo tengo mis razones
sobre el por qué te amo,
el por qué de mis miles de pájaros,
el por qué te busco
el por qué te espero,
yo tengo también lo otro que no es palabra
y tampoco está tan claro,
me refiero a mi alma y sus gaviotas azules,
y a tu alma cuando yo nací y de mi mundo hizo copia,

y una musa mía
que es insignia,
y unos brazos que valen cuando a la noche me abrazan.

Yo tengo la flor de las flores
para sentirme mejor que mejores,
y las tardes en que muero porque tardas,
y los momentos en que me paro a contemplarme
y entonces miro:

que a tus manos he venido,
que me alivias con cuidado,
que a tu piel yo me rindo,
que me quito de versos para que desnudo me encuentres,

y una musa mía
que me escribe,
y un primer principio cierto al que le basta el amor.

Yo tengo una memoria que imagino
y un presente que asciende sin medida,
y un llamado tan mío
y una señora mía que diferencia mis sentidos,
yo tengo hijos haciendo lo que hacen:

Soledad corriendo,
Juan consciente de lo que pide y
Agustina curso de mis ríos,

y una musa mía
que es mi voluntad así de cerca,
que viste mi vista,
que me sostiene como mi sangre por mis venas.
Yo tengo la fuerza y el proceso:

la fuerza de conocerte
y el proceso de nombrarte alto,
de procurarte
de sólo vos,
la fuerza de este amor
y el proceso de ser tu centro,

y una musa mía
que es viento que mueve y esparce,
y una musa mía que es mi hermosa costumbre.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Como la primera vez

Como la primera vez

 
Mirarte como la primera vez, 
eso quiero,
lento y frágil
y tú pensando muchas cosas,
sabiendo que me haces bien
y tú esperando respuestas,
imaginando todo de ti
y tú creyendo en mis ojos y en mis manos,

mirarte,
como el sol temprano
devenido en acantilado,
como el cielo donde las nubes
no son simples nubes.

Crecer como la primera vez,
eso quiero,
sin permiso,
como el rocío que se convierte
en aroma de las flores,
como los besos que son territorio del amor
y vencen los instantes,
como la sorpresa de llegar informal
y tú y tu franqueza: tomando nota
de las palabras que no digo,

crecer,
como esa piel que inventa un lenguaje,
como ese tiempo que no es futuro sino tentación,
una sangre renovada después del amor.

Conducirme como la primera vez,
eso quiero,
soñando sin tocarte y
tocarte indefenso,
defenderme de tu demora y
coincidir en tu casa,
llegar a tus labios
y un café compartido,
sobrevenir el silencio
y que tú seas mi principio,

conducirme,
como ese viaje por tu vientre,
como ese hombre nuevo que te hace nueva,
como ese punto donde soy un mero aprendiz de tu cordura.

Cambiar el cuerpo prudente
por un desierto,
eso quiero,
hasta que tu boca me enumere con mayúsculas,
hasta que sin pretextos me abraces
y sin miedos me unas,
hasta comprender que estoy prendido,

que amarte es dejar pasar el tiempo
y si llegas tarde, esperarte,
que amarte es ser cobarde ante el orgullo
sin instrucciones para llorar.

Amarte sin pausas
como la primera vez,
eso quiero,
como una casa abierta
y empezar como si el amor de pronto hubiera sucedido,
amarte enredando tus caminos,

que la mujer que amo
es la que aquí se refugia,
que la mujer que amo es el silencio de mi voz
diciendo te amo.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Te mostraría el futuro

Te mostraría el futuro


... y así sabrías que te miro
como traspasando el tiempo,
abriendo mis ventanas
conociendo el viento,
entre versos y sueños
con la pasión de siempre,

te mostraría para que supieras que cada poema
fue un día vivido,
un pintor sereno en días lluviosos,
una melancolía en días de invierno,
una mirada que dice más que mil palabras,

y así entenderías por qué te bebo
como un manantial,
por qué te siento a mi lado
y en mis venas,
por qué me refugio en mi corazón
buscando tu corazón
como inocente flor,

te mostraría el futuro para aliviar tu dolor,
para que se acabe ese alboroto de:
no sé si me extrañas
si me necesitas
si me amas
si me deseas,

te mostraría
que nunca hubo nadie más que tú,
y el amor nos vivió casi sin darnos cuenta.

Te mostraría que no fue sencillo,
que aprendimos a celebrarnos con entusiasmo,
que nos pusimos retos cada vez más altos
y los sentimos como un reconocimiento a nuestro amor,

te mostraría que siempre llegaste hasta mí,
mi ilusión
mi ardiente sol,
que anoche y todas las noches cuando dormía
fuiste esa intimidad que me asumió,
esa absoluta anticipación de mi memoria que te elige,

y así comprenderías
que te busqué lentamente,
que en mi búsqueda de a ratos yo humedecía mi frente
y era con tus labios, te mostraría que nunca te solté
que aún duermo apegado a ti.

Te mostraría que en cada verso tendidas
dejé hojas de palabras al abrigo de tus hadas,
que fui la piel de tu antigua piel
encerrado en las líneas de tu rostro,
y te enseñé a germinar en cada uno de nuestros pasos,
y de tanto amarte te reconocí,

te mostraría que aún puedo mostrarte
que el tiempo no existe
porque no existe el final,
que un poema no es salvo mi mano que escribe,
que mil cosas no son nada si no encuentro las palabras,
que mi corazón abierto es entregártelo entero,
que mi vida contigo es este amor,

y este amor es tan grande
que es ley natural como una luz encendida,
por eso no es necesario mostrarte,
pero te mostraría.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

martes, 7 de abril de 2015

No se me ocurre

No se me ocurre

 
No se me ocurre otra manera 
que amarte
como se propaga el fuego,
una flor que en su aroma asciende,
un camino hasta llegar
a un solo beso,

esa manera que tienen los trenes
de hacer que estemos juntos
desde la ropa en la misma estación,

agua y lentitud,
fragancia a barro
y un ramo de silencios,
no se me ocurre otra manera que amarte
con esa voz que repite: ven conmigo.

No se me ocurre otra manera
que amarte
como el color de la luna,
esa blanca agilidad del aire y por tanto fresca,
ese amarillo a veces entre un otoño de enredaderas,
una lluvia de tiempo
que alguna vez gota y ola y espuma,

esa manera que tienen los áboles
de ser importantes,
con sus pies trabajados y sus hojas tan femeninas,

burbujas que se imponen
como una mujer en constante viaje,
no se me ocurre otra manera que amarte
con mi amor como bandera, razón de mi sangre.

No se me ocurre otra manera
que amarte
celebrando uno a uno tus cabellos,
y mis ojos desnudándote abriendo todas tus puertas,
y mis manos encontrándote
por todo sendero donde tu piel palpita,
y mi cuerpo donde tus formas,

esa manera que tienen las sombras
de amar a las cosas,
con brazos que no tienen problemas de orgullo,
un mundo que no sabe amar de otro modo,

con tus manos sobre mi pecho,
con mis ojos sobre tu sueño,
llegando y partiendo
como viene y va la brisa,
no se me ocurre otra manera que amarte
sin fecha, empeñado en el universo.

No se me ocurre otra manera
que amarte
propagando mi amor para que no me olvides,
como si desde aquí yo tendiera un alambre invisible y tenso
desde mi cama hasta tu lecho,
como si todo estuviera vacío y de pronto
perfectamente unido,

esa manera que tiene la conquista de repetirse,
si tú me miras tu boca parece sólo mía,
si yo te miro parezco defender mi casa,

no se me ocurre otra manera que amarte
como en un largo túnel,
y un amor hecho de red
por donde vamos y volvemos,

¡no se me ocurre otra manera
por eso te elijo,
mi cómplice y compañera!

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

domingo, 5 de abril de 2015

No importa

No importa

 
En realidad no importa si me amas, 
me basta conocerte
para sentirme en medio de tus sueños,
me alcanza con tus ojos
para el horizonte,
y romper las ligaduras
y sentir que eres mi ternura
si avanzo contigo,

no importa que al decirte
yo te sienta perfecta,
nada importa salvo la entrega,
la necesidad,
el amor es simple,
es esa belleza íntima que nos cubre el alma.

No importa si me extrañas
con la misma intensidad de un suspiro,
si yo te pienso y al pensarte vivo,
si todo es concreto cuando te siento,
como la lluvia
como el sol
como el cielo
como la luna,

no importan los secretos
si estás dentro,
nada importa sólo el tiempo,
mi amor significa
vibra por ti
eres mi cuerpo.

No importa si al decir te amo
eso me hace tuyo,
lo cierto es que tu mundo
me cobija desnudo,
que mucho ha pasado y sin embargo
tu brisa siempre llega,
que a veces te siento recostada en mi hombro
y este amor es algo que no se puede decir con palabras,

no importa si es justo que lo sepas,
si cuando te amo es como un disparo
que libera al aire miles de gaviotas,
si me inspiro y por eso este poema.

No importa si eres el amor que me falta,
si acaricio tu rostro mientras el alba
susurra suavemente mi despertar,
si el silencio me arranca tu voz
y entonces te llamo,
y te llamo sin que nada importe ni tu color,
y te llamo, lo digo sin reclamos,

no importa si ésta es mi manera,
si te cuento todo lo que mi corazón quiere escuchar,
si todas mis fuerzas te esperan,
si llegar al infinito es saberme abrir para ti.

No importa si por algún motivo
estas rimas no tienen final,
sé que te voy a encontrar,
porque tu mirada es esa que tenemos los dos,
porque mi pasión palpita desde mi garganta,
porque estoy al pendiente siempre de ti,
porque te pronuncia mi alma libre,

y no importa la distancia,
y no importa lo que pase
ni lo que tenga que enfrentar.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

viernes, 3 de abril de 2015

EL AMOR DEL QUE TODOS HABLAN


Tinta de Sangre 
Marcelo Roberto Galán Capel 
Namaste 

Tú sucedes

Tú sucedes

 
Mientras encuentro 
innecesarias algunas palabras,
y te quiero tanto que no es
ni mucho ni poco
sino lo suficiente,
tú sucedes,

cuando miro y mis ojos parecen inquietos
como entre dos caminos,
cuando voy lleno de poesía
y tengo la certeza que no es necesario
nada más para entendernos,
cuando le pido al silencio
que se vuelva mi raíz preferida,
tú sucedes,

porque te vistes de otoño,
porque la lluvia te ama,
porque el fuego te acaricia,
porque mi amor es redondo.

Casi nada y casi todo
es la fuerza de mi corazón interminable,
los besos siempre temprano,
la piel sin pedir permiso
y tú sucedes,

como una línea con la que atas mis deseos,
como una puerta esperando,
como un reflejo suave de la luna
bañándose en aguas,
como la calma constante de un arroyuelo,

sucede que a veces me canso
y sólo quiero un reparo hacia abajo del sueño,
como una vida que rueda hacia los pasos,
como un rincón que huele a ventana
y tú sucedes entre las grietas,
y tú sucedes pluma a pluma.

Amor,
después de mucho sobrevives,
tienes la medida de los árboles
y de su sombra,
estás situada al lado de mi fuerza
y tú sucedes,

como un vibrar azul entre mis dedos,
como un mar sin puertos,
como esa voz a la que no le basta el misterio,
como ese destello vestido de pasión,
abierto de besos,

sucede que tu color me despierta,
que tu ternura infante es el amor,
que subes y creces hasta quedar de mí
sólo el poeta y su alma,
que me desgarras y entonces
ya no hay letras ni páginas en los libros,
sólo regreso,
sólo días y noches y tantas cosas,

¡y tú sucedes,
ahora sé quien soy!

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

jueves, 2 de abril de 2015

Tinta de Sangre



Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

A veces

A veces

 
A veces la vida no te quita el amor, 
te da el amor,
en colores cursis para decir
¡amo con locura!
en ganas de gritar
¡te amo tanto!,
en deseos de sentirte niño
y amar acurrucado,
en sentir el pecho roto
y regalar una flor,

a veces la vida no te quita el amor,
tan sólo te ama en forma callada.

A veces la vida te insta a soñar,
a que tus manos puedan mirar
con ojos de amor,
con ese pensamiento que no pierde la confianza,
con ese silencio dentro,
con ese tiempo que invade tu alma,
y el amor entonces es la mejor de las aventuras,
y te besa desde el cristal de un espejo,
y un simple reflejo es la más bella escultura,

a veces la vida no te quita el amor,
tan sólo te prepara para que lo descubras.

A veces la vida te engaña
mientras duerme junto a ti,
y deja que el amor te extrañe incluso al despertar,
que imagines el calor de su piel,
que vivas sus caricias de viento,
que creas en su respiración que estremece tu amor,
y que nada más importe más que esa opresión
que deja estrecho tu corazón,
que parece acariciar tu pelo
mientras el amor te dice: yo te espero,

a veces la vida no te quita el amor,
tan sólo te aguarda en un mundo perfecto.

A veces la vida te goza plenamente y te separa,
y te aleja del amor de siempre,
y te parte para volver a unirte
y te lleva a las puertas de un amor herido,
para que tengas el valor de mirar de frente,
para que conviertas en verdad
la serenidad y las lágrimas,
y las páginas anotadas en la vida
se lean distintas cuando el amor ha llegado a tus días,

a veces la vida no te quita el amor,
tan sólo navega en mar bravío
pero el mar sigue siendo tuyo.

A veces el amor te pone en un mundo
que te comprende siempre tarde,
y los deseos se cansan,
y las ansias son como la lluvia
que los cristales empañan,
y las obligaciones son horas calladas
y un día yo te amaba,

a veces la vida no te quita el amor,
tan sólo deja que el tiempo ilumine el andar nuevo,
el te amo por siempre.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Creo

Creo

 
Creo que eso me falta, 
la valentía de estar juntos,
el abrazarte porque te extraño,
el tocarte porque te pienso,
me falta escucharte,
tu ruido por todas partes
hasta que empiezo a leer
en mi cama recostado,
y me duermo encendiendo los sueños.

Creo que eso me debo,
estas palabras que giren a tu alrededor y
que sean como un aire fresco,
que precisen abrirte y cerrarte
porque eres necesaria,
me debo el tiempo de acostumbrarme
y la quietud de esconderme
hasta que me necesites,
y sin fondo estés conmigo y yo contigo
y exageremos los lados del mundo
con especial esmero.

Creo que eso quisiera,
no detenerme, tampoco en este poema,
no resumir lo que siento sino creer
abiertamente en el amor,
ese amor que dices sentirme,
que denuncias cuando escribes
y que no puedes dejar,
ese amor que a veces niego,
que tengo en la punta de la lengua
como tu cuerpo a mi lado,
ese amor callado y yo te miro
y tengo inmóviles mis brazos.

Creo que eso tengo a media voz,
una noche entera prólogo de una vida,
una comida juntos,
bebernos desde los labios,
no despedirnos de nada
y conversar hasta de las cosas más triviales,
y romper el tiempo
y tirar las llaves
y hacer planes,
escucho tu voz cuando leo lo que escribo,
al final de cuentas tú eres quien provoca
todo mi sentir.

Creo que eso te quiero decir,
que mi amor es simple,
que a veces no está tan claro
pero bien puedes suspirarme,
que para amarme tan sólo debes sentir
la vida de maneras diferentes,
que no te amo por lo que tienes,
que eres bella tal como eres,
que no me hacen falta mil palabras
para decir que estoy enamorado de ti.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Enamorarse

Enamorarse

 
Antes de enamorarte 
ves al otro como una rama desnuda,
como si la luna fuese esa cosa que te mira:
de cristal su mirada en la ventana,
de rojo fuego su lento otoño,
de pequeños barcos sus rayos blancos,
de loco viento sus raíces,

enamorarse es un proceso,
es tu propia creación en el otro.

Antes de enamorarte
ves al otro visceral,
como si la verdad fuese algo
que hay que escuchar y apreciar,
como una bandera que piensa y tú
levantas los brazos buscándola,
como tus labios que se repiten
sin salir de los suyos,

enamorarse es un pedazo de cielo en el bolsillo
que te hace rico,
es gotas de aire en los ojos en dosis precisas.

Antes de enamorarte
sabes que el camino se repite pocas veces,
que el tiempo no existe,
que por siempre es hoy,
mañana y todavía,
que la noche no está toda vez arriba,
que los momentos no necesariamente
forman una cadena,

enamorarse es una sangre sin fin que se derrama,
es un mismo árbol que se abre hasta el vértigo,
son ojos eternos,
es una cita donde el amor se asoma.

Antes de enamorarte
el otro es tu primera vez,
tu primer amor,
tu primer beso,
es el mismo tiempo con final feliz,
para que el mundo se vuelva uno y sin pedir
que te ame se acerque a ti,
para encontrar otra salida a la intuición
y pronunciar su nombre,

enamorarse es comprender, aprender,
es una misma sombra íntima y única,
es una palabra en toda la piel,
es un agua densa y clara para ser.

Antes de enamorarte
los espejos silencian al amor de tu vida,
y la cama intenta,
y la calma intenta esa quietud que es el alma,
pero tú sabes que su cuerpo está en tu plano,
que sus manos tiemblan saludables
y tú floreces,
que se acerca y simplemente despiertas
y todo se resume a una caricia:

- hola, te esperaba,
- hola, y acomodas su cabello,

enamorarse es salvarse uno del otro y los dos,
enamorarse es el amor en su primer día.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Mensajes subliminales

Mensajes subliminales

 
Tus ojos no me miran
en realidad sí lo hacen,
pero es tanto mi deseo
que entre tú y yo se evapore la distancia,
que mi silencio le pertenece a tu corazón,
que soy la huella capaz de todo,
hasta de tocar tu alma
mucho antes de tocar tu piel,

tus ojos me miran,
las diferencias quedan de lado
cuando se trata de amarte.

Te amo y quiero una señal tuya 
para dar el primer paso,
en realidad los pasos existen
pero no en el lugar que te mereces,
hay pasos cuando te imaginas en mis brazos,
cuando te provoca recuperar el amor
cualquier oportunidad,
cuando sonríes y dices que no estás enamorada
pero me lees, hay pasos,
aquella vieja canción aún sacude nuestros latidos,

a diario encuentro una señal tuya,
el amor es algo que no se puede esconder.

A donde quiera que voy te espero,
en realidad estás en mi vida,
eres mi centro
mi adentro
mi corazón,
no cabe que te preguntes por qué sonrío toda vez que te miro,
por qué todo es distinto desde que tú y yo,
¡puedo mentirle al mundo entero pero no a mi nombre!,
¡pude haber cometido diez mil errores
pero tú sientes lo mismo!,

no te espero, estás, eres todo lo que necesito,
yo escribo mensajes en botellas
que arrojo a los mares de tu conciencia.

Quiero conocerme más 
para así saber algo de ti,
en realidad te sé,
sé de la última vez que pagué el recorrido en un remís
y mis sueños justificaron el trayecto,
sé de nuestro norte y la forma única de conocernos,
sé que conversar contigo sabe a lo mismo
que compartir un café,
sé que nuestra prisa no tiene pausa,
que nos deleitamos con palabras,
si tú escribes yo te leo,
si me desnudo tú te quitas tus ropas,

saber algo de ti es escribirte en cualquier parte,
a veces tengo la sensación que dejo demasiados
pedacitos de mi alma en un papel.

Tus labios están llenos de cielos, 
así harás que me enamore más de ti,
mentira, si ya te amo,
si no puedo amarte más,
si mi calle está repleta de gritos,
si soy un poeta a tiempo parcial
y un hombre enamorado completo,
si es por ti que acentúo mis palabras,
si tú eres de mis buenas costumbres literarias,

amarte más es casi una contradicción,
no hay casualidad en este amor,
dejo que me ames
¿estás por ahí?,

mientras tanto yo sigo aquí,
cada día a la misma hora.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Los asuntos de mi alma

Los asuntos de mi alma

 
Es asunto de mi alma 
esta idea de quererte como
el espacio que ocupas,
como la lluvia temprana,
este amor que se agrupa
siempre a mi costado
tomándome la mano,
besándome hasta regresar
al balcón de tus flores,

es asunto de mi alma
este tiempo de mis raíces a tus cabellos.

Es asunto de mi alma
este amor que va despacio
desde el corazón que desgarra,
este amor que sin olvidar ningún eco
resuena entre el ayer y el mañana,
este amor que sacude y arranca tu vestido,
que te desnuda como un raudal viento a su pluma,
que es savia y matriz de tus ríos,

es asunto de mi alma
este poeta de amor largo, de largas horas, de largo fuego.

Es asunto de mi alma
mi boca que arrastra a tu boca,
y mi alba extrañando a tus noches
y mis pájaros reducidos a tus besos,
y mis manos combatientes
y mi simiente esperando tus dedos,
y mi cuerpo despertando del todo
y tu piel más cálida que nunca,

es asunto de mi alma
este amor que irradias, esta pasión errante
que me provoca y me mueve.

Es asunto de mi alma
mirarte hasta cubrir de verdad mi mirada,
y tocarte inmensamente hasta esclavizar mis sueños,
y suenes dichosa en mi garganta,
transparente,
llena
y feliz,

es asunto de mi alma
que mi alma te sostenga,
¡sólo quien ama vuela!
y yo viajo a ti decididamente vivo.

Es asunto de mi alma
que mi sangre fluya,
que escriba hasta respirarte,
que seas mi constante,
mi mujer como un leño,
que sobre mi lecho sin distancia
seas quien exija un amor respetable,
que te vistas de mis días,
que me comas por dentro,

es asunto de mi alma
que seas todo esto y lo otro,
un hombre que a ti se entrega,
un gemido largo.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Detalles

Detalles

 
No quiero que mi amor 
se trague los detalles,

que tengamos tú y yo
una simple sonrisa,
que seamos ese poema
después de la lluvia que algunos
llaman arco iris,
que podamos decirnos esa palabra
como la cosa más sencilla,
que dependa de nosotros
sólo mirar al cielo,

después de todo
los detalles hacen la diferencia.

No quiero que mi amor
olvide los detalles,

el por qué del pájaro en una ventana,
el aroma del café,
un TE AMO en un papel,
una herida y la correspondiente caricia,

después de todo
este poeta tu corazón almacena
y tu alma cobija,
y entiende que nunca fueron pequeños
los detalles que nos hicieron
coincidir en la misma calle.

No quiero que mi amor
entienda los detalles cual rutina,

si me gusta la tibieza de una rosa inesperada,
la delicadeza de una mano extendida
que nada espera,
la salida de un laberinto
por pocos hallada,
las ganas de detalles correspondidos,

después de todo
los detalles se mezclan entre la tempestad y la calma,
entonces quiero la mirada para poder oírte,
para sentir tu silencio,
para recorrer tus besos
soñando con tus labios,

pequeños detalles,
como de pronto mirarnos a los ojos
y consumirnos el uno en el otro.

No quiero el misterio
de descifrar los detalles,
no me gusta el amor extraño,

prefiero decir lo que ya sabes, sin exageración,
que eres necesaria e inevitable,
que me gustan los detalles
¿a quién no?,
preguntas tales como:

¿qué sientes por mí?
¿cómo es tu amor?
¿cuándo me piensas?,

después de todo el cómo dirigirnos al amor
es tan importante como el amor,
detalles que se sienten en la sangre
como un desorden
o quizá en pedacitos,
detalles siempre al alcance como ojos
por todas partes,

detalles,
es mi forma de creerte.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Porque lo sabías

Porque lo sabías

 
Porque lo sabías 
dejaste de pensarme,
y reuniste todas las palabras de amor
y también el silencio,
y todo el amor del tiempo
y me lo diste,
porque lo sabías,
porque lo guardaste,
porque a medida que te acercaste
sólo fue necesario no decir nada.

Porque lo sabías
me tuviste en tus manos igual que un libro,
y me supiste leer con toda el alma
y todo el cuerpo,
y supe que estabas hecha para mí,
que toda tú venías a mi encuentro,
porque lo supe,
porque lo quise,
porque te amo irremediable
y tú lo sabías,
si estoy deseándote a todas mis horas.

Porque lo sabías
creíste en las cartas,
en la urgencia mía de mi amor por ti,
en que caminas de mi mano mientras
te escribo y te hablo,
en que soy desde hace rato quien te mira,
quien te aprieta a mí,
porque lo sabías no hay segundo que no me ames así como soy,
mi corazón es tuyo,
mi pecho es tuyo cuando oigo tu voz.

Porque lo sabías
me defendiste de la rutina,
de la soledad transitoria como las flores
que necesitan la lluvia,
siempre supiste que cinco minutos contigo
me bastaban para soñar,
para crecer en la utopía,
para construir desde las ruinas
así el amor que me destinas,
lo supe,
lo sabías,
ésta es nuestra mejor hora, nuestro mejor momento.

Porque lo sabías
te repetiste en un propio ritual
y me quitaste la propiedad, y a partir de allí
quise ver todo
y saber todo
y comprender todo, pero contigo,
y aprendí a no rendirme y desde aquel día
no tengo excusas para tu mirada,
porque lo sabías definitiva,
porque siempre fui tu carne viva
tu inocencia
y hasta tus fracasos,
lo supe, te busqué y perdí la forma
pero encontré el abrigo,

que amarte así no está prohibido,
porque lo sabías.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Este amor, amor

Este amor, amor

 
Este amor, amor 
es una flor al abrirse,
frágil como el hermoso día,
verdadero como el silencio,
verdor cuando el azul está en el aire,
amor igual que todo,

amor tuyo y mío,
amor entero,
amor siempre nuevo.

Este amor, amor
es un viento de fuerza ciega,
sonido entre los juncos,
eco que rueda,
amor tan trémulo como un pájaro
y tan viviente como una planta,

amor donde podemos los dos ir y venir,
amor adolescente,
amor rápido como una lluvia que besa.

Este amor, amor
es un ensayo siempre del primer amor,
es estar a diario allí
porque el amor nos mira sonriendo,
es aparecernos de pronto
y tendernos las manos
y salvarnos,
y los dedos y las lágrimas
así como una hoja y otra hoja,

amor insistente, incluso el más rebelde,
amor como una chispa donde sólo seamos,
amor sin más horizonte que tú y yo frente a frente.

Este amor, amor
no sabe de límites impuestos,
es de nosotros y de nadie más,
una noche eterna de luna llena,
una ternura y su fruto,
todo lo que parece poesía y es poesía,
este amor, como fuego con nieve
es una pluma blanca que nunca vuela, es un gesto,

amor donde tú y yo complotados,
amor sin ruido ni alharacas,
amor comprometido, sobre todo con la vida contradictoria.

Este amor, amor
dice lo que no está en lo cotidiano,
es diferente cuando lo nombras,
tiene la mirada clara
nos hace iguales,
le importamos,
ni más fuerte
ni más dócil
ni más seguro,
este amor es un trazo invisible sin preguntas, sin respuestas,

amor que pinta los muros
que viene y va y siempre regresa,
amor de otoño esperando las ramas y sus hojas secas,
amor con certificado de existencia.

Sé que fui otros hombres
y puede ser que tú seas aún otras mujeres,
pero consta aquí,
estamos vivos.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Quien soy

Quien soy

 
Poeta, 
de versos que destilan
entre el alma y el suelo,
que interrumpe a veces
la boca de cielos,
que abre las puertas
con llaves de letras,

poeta
de giros entre estrellas.

De sueños
que cruzan laberintos,
de huellas que rompen suspiros,
de miradas despiertas
en la ventura madrugada,
de búsqueda sin fin, poeta,
insaciable rayo de noche honda,

poeta
de pulso que no se agota.

Senda de voz íntima
en el espacio profundo,
soplo minúsculo,
pincel y pintor
con la palabra verso,
arco iris en la cuna
con sol y con luna,

poeta
ante todas mis preguntas, poeta.

No mucho más que un niño complacido,
que mi nombre repetido,
que escuchar atento
mientras la brisa aspiro,
y como en un juego atreverme a abrir los labios
por todas las palabras que no he escrito,
poeta
poema
silencio,

poeta
y luego la arena en la que asiento mis pies.

Inmenso,
lleno de multitudes
como un canto que fluye,
pequeño en un patio
a la sombra de un árbol, poeta,
alimentando este cuerpo, poesía,
de mi tierra que es hambre y es vida,

poeta,
yo escribo para recuperar algunas certezas.

Lo hice
y lo seguiré haciendo,
ser éste que resulta ser,
el que dibuja una palabra,
el que lanza una piedra al tiempo,
el que cree en el amor y se trepa a su espiral
esperando por el amor,
el que es un pájaro siempre en el aire,

poeta,
ella y yo contemplamos los mismos campos,
sentimos el mismo olor,
nos complace reclamar las mismas caricias,
besos y abrazos,

tu luz primera sobre tus techos,
tu diario nuevo,
tu poeta.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados