jueves, 19 de marzo de 2015

Ven

Ven

 
No importa si no conocemos más 
que nuestros ojos,
quiero que vengas
y tú y yo dos pájaros errantes,
sin dirección
sin prisa
sin cobijo,
y dime voy sin más preguntas
y yo tomaré tu mano de ternura,
y nos batiremos juntos
como un barco de papel de frente a las olas,

no importa si no tenemos más
que lo puesto,
que yo me llame viento
que tú te llames calma, ven
y devuélveme lo nuestro,
te prometo que cada amanecer nos calmará el frío,
que nos arroparemos con caricias y besos,
que seremos tuyo y mío
como volver a casa,
¡siempre tendremos ganas de volar!
con alas, sin alas.

No importa si el viaje dura dos segundos
o el resto de nuestras vidas,
vuelve a mí que ya nadie más nos quitará
el valor y la sonrisa,
que seremos como esos instantes de brisa,
esas fotografías sin visa,
que abrazaremos el mundo entero con nuestras manos,
que merecemos el amparo,
del sol a la sombra de un viejo árbol,
de la luna y su reflejo en el agua, ven,
que la luz de los faroles es pequeña sin nuestra mirada.

Si al caminar por tu casa encuentras en la cocina
un papel sobre la mesa, es el pasaje,
mi más tierno sueño de volver a verte,
mis pequeños espejos,
mis silencios donde te amé durante
y aún te amo, ven
que aquí te espera mi palabra
y el saberme contigo, ven
que la vida y el amor vendrán a vernos seguido,
me lo han prometido,

¡ay amor mío,
no sé qué sangra mi tinta sin ti!

No me des respuesta alguna,
que la lluvia de tu Abril se repita,
que si no es aquí
igualmente tengamos una cita,
déjate llegar como una sonrisa
como ese primer diente de un pequeño,
que yo te amo y tú me amas también, ven,
¿qué te ofrece la distancia mejor que yo?

ven,
que hay paz en tu vientre
y en mi vientre
y la brasa está encendida,
que tú eres el mar de mis adentros.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados