martes, 3 de marzo de 2015

Pequeña palabra

Pequeña palabra

 
Pequeña palabra la del amor 
que no es voz ni mirada,
que conmueve sin salida
teniendo algo tuyo
y dejando siempre algo mío,
que no es ahora ni mañana
sino pronto,

pequeña palabra invisible
que cae como hojas secas,
que dice sin descubrir,
que llega pero se va,
que clava las estrellas
al río gris de los sueños,

que se para en la puerta
cuando acaban de dar las doce.

Pequeña palabra la del amor
que es farol en mis ojos,
que a mi cabello tiembla
deslizando su sangre,
que es mujer y madre pariendo vientres,

el de la luna de agua,
el del sol que llora,
el de las nubes de plumas,
el de las esquinas que esperan,

que besa siempre azul
entre el blanco mar
y el blanco cielo.

Pequeña palabra la del amor
que reclama como un breve destello,
que es árbol pleno
como una ventanita a la aurora,
que es noche completa en tus brazos
así como un soplo,

una pequeña gaviota saliendo de su nido,
un beso cuando las almas se van acercando,
el ser amado en surcos inmensos,
la ternura enredada en los pasos,

esos dulces instantes vividos,
un hombre y una mujer llegando.

Pequeña palabra la del amor
abierta a todos los balcones,
que es piedra y viento sin esfuerzo,
estanque de silencios,
suave tormenta,
pequeña la pregunta al cuerpo sin respuesta,
pequeña la hierba igual que el deseo,

no es tu piel, es el secreto,
no son tus ojos sino mi boca,
no es tu humedad es sólo este lugar,

el de la pequeña palabra de amor
que muere de ti,
de nosotros,
de mi calle que te sabe,
de tú y yo diariamente,
de los gestos que nos necesitan,
de todas las horas y hablarnos y escribirnos,

pequeñas cartas para alegrarnos,
pequeños momentos desnudos,
pequeños corazones necesarios,
pequeños amores siempre por contar.

¡Pequeña palabra la del amor,
no te salves,
no me salves!

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados