miércoles, 11 de marzo de 2015

Nunca podré

Nunca podré

 
Nunca podré describirte, 
si recorrer tu piel
es no poder explicar tu aroma,
si tus dedos son como gaviotas
que saben todos mis secretos,
si caminas y el suelo parece
desconocer la gravedad,

si no entiendo cómo caes
porque eres como tu pelo,
una constante caricia de miradas,
una voz para quedarte siempre,

nunca podré describirte,
es como si en ti convivieran todos los poetas
que te dedican sus letras,
que te recitan.

Nunca podré pintarte
porque sería como imaginar las flores
más bellas del universo,
como ponerle colores
a los trescientos sesenta y cinco
catorce de febrero,
como si tu nombre estuviera lleno de ojos
y tus ojos empapados de paisajes robados,

si no entiendo cómo es que sueñas despierta,
que el sol se quiebra ante tus palabras,
que la luna te desnuda y siempre
aparece en ti una nueva página,

nunca podré pintarte,
es como si estuvieras hecha de viaje
y tu corazón conservara mi cobarde valentía.

Nunca podré ser tu única aurora
si no despiertas,
si no me llamas con el borde de tu sonrisa,
si no me pides: siembra mi vida con tu vida,
si no envejeces junto a mí
derramando tu esencia en mi ribera,

necesitamos un lugar donde el viento nos haga volar,
donde la luz y la sombra sean la misma confianza,
donde escribir para ti
y que el tiempo nos cuide y que las mañanas
la complicidad compartida,

nunca podré amanecer
si no me miras,
tu piel permaneciendo junta es mi brisa espontánea.

Nunca podré tocarte
si tus manos no me encuentran,
si no escribes en mi piel historias
con esa sensación cuando me buscas,
si no encajas en mis huellas
con toda tu libertad,
si no me creas como un aire preciso,

no me des tu sabor,
recuerda que soy como una roca
a la que tú golpeas con tus olas,
estoy aquí en tu orilla observando a la mujer que amo,
¡estoy aquí!,
yo también soy culpable de este amor,

nunca podré tocarte
si no llegas,
y para que lo sepas, no me basta ni me sobra
que pienses en mí como yo en ti.

¡Todo es lo que quiero!,

todas mis noches a tus mañanas,
toda tu alma a mis suspiros,
todos mis sueños a tus promesas,
todas tus lágrimas a mis te quiero.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados