jueves, 19 de marzo de 2015

De la única forma

De la única forma

 
Te amo de mi única forma, 
con las razones de mis letras,
con el pincel de mi cordura,
con tu presencia dentro de mí,

te amo porque sí,
porque yo crezco en tus caminos,
porque estallas en mi pecho,
porque te reclaman mis silencios,

con la profundidad de mis emociones,
con mi sed infinita,
con mis brazos agitados en ráfagas,
te amo de la única forma sin preguntarme por qué.

A recorrer la vida me dedico
como una pequeña llama en la noche,
como si la luna fuese un instante
y el sol una puerta,

y entonces te amo porque te creo,
porque todo está en su lugar desde que tú me amas,
porque hasta las propias hojas me reconocen,
soy un hecho de tus pasos,

de la única forma en que un sueño
es orilla de una emoción,
te amo como un árbol
murmurando historias al viajero.

Como una ventana abierta,
como despierta el azul en un suspiro,
como los rostros de las mujeres que me forman,
como la vida vuelta río,

y como una flor sin final
tu alma quedó en mis manos,
y sin más la nada fue todo,
el mundo en que vivimos, nuestros cuerpos consentidos,

y te amo de la única forma,
como esta historia que descubro
que ya está escrita en mí,
siempre al borde de tu frontera más dentro que fuera.

Ahora que al andar tus besos me revolotean
y tú eres la única forma de mi piel desnuda,
ahora te amo,
ahora a mi manera,

sentado en un banco sin espalda
como esas justas palabras que son un puente,
una vida viviendo miles de libros
para sentirnos, para hallarnos, para amarnos.

La única forma del amor es la que me cuesta describir,
es que tocarte es olor a secreto,
es caminar sin entender el camino,
es comprender lo que dicen los espejos,
es ignorar lo que mira la gente,

amarte es no querer regresar del laberinto,
es no saberme perdido,
es aceptarte mi mujer.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados