domingo, 8 de febrero de 2015

Pero la noche

Pero la noche

 
El día dice tu nombre 
pero la noche,
la noche siempre empieza desde cero
como inventando nuevas formas,
traza otros planes,
cuenta otras historias,
mantiene esa necesidad de quererte,

es que la noche me enamora a lo tonto,
será que no sé amarte de otra manera.

No eres tú ni soy yo,
es la misma luna pero la noche,
la noche es como un barco de papel
en un mar justo antes del amanecer,
esa mañana que jamás despierta, renace,
ese paraíso de un centímetro cuadrado
donde escribo el mismo verso,

es que tu mirada es la culpable,
mi musa,
mi lienzo,
mi poema eterno,
el amor con la distancia justa
donde nuestros corazones se tocan.

No eres esa típica mujer,
tu entonces es como el vapor de ese café
que siempre compartimos,
el firme deseo,
el silencio mirándote pero la noche,
la noche es ese fondo de mi alma que en ti confía
como si esperara un beso,
como si esperara florecer.

No lamento perderme,
gracias a haber estado perdido he descubierto
que tú eres mi norte,
mi vuelta al hogar,
el abrazo que siempre como a un amante
con esa complicidad de paz,

y así mis noches viven todo lo posible,
para cuidar de ti en busca de las mejores palabras,
para sentirme orgulloso de la fuerza
que ni siquiera Dios te arranca,
no sé amarte por la mitad.

No tengo fórmulas ciertas
tan sólo seguir mi corazón,
como esa sombra que siempre camina conmigo
acompañante y testigo de mis noches,
es que el amor me cabe en dos solas letras: TÚ,

como la noche que te propongo
que nos atrevamos más
y pensemos menos,
que bien pudiéramos querernos sin miedos
y que las razones no importen
y tampoco las promesas,
hasta perder todo y volvernos un soplo
infinito de la memoria,

como la noche con sus ojos libres de dueños,
como la noche sin límites y sin red,
como un cuerpo de dos cuerpos enteros,

pero mi noche aún está llena de cuartos jamás visitados,
de paisajes no recorridos,
de pensar en ti muy despacio.

Yo recuerdo que te amo en un Abril
como una poesía sutil escrita en el aire,
esa necesidad de necesitarte
como si tu piel y la noche
me devoraran la vida,

pero mi noche te ama y a tus besos,
te extraña y a tus modos
y a tu boca,
ella sabe la manera exacta de atraparme,

pero mi noche te ama,
¡escúchame bien cuando yo grite tu nombre!

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados