viernes, 27 de febrero de 2015

Perfecta

Perfecta

 
El día que te descubrí perfecta 
fue cuando te soñé,
tú llevabas a tu vereda blanca el sol,
la luna se hacía azul para que tú la eligieras,
¡tu piel como tu voz eran tan verdaderas!,
soñé que podía tocarte
y llevarte de la mano,
y me soñé descalzo a tu lado
y tú en mi vida y en mi espacio,

fue perfecta la manera
de tenerte entre mis brazos.

El día que te descubrí perfecta
fue cuando te miré,
y el deseo fue instantáneo,
montones de deseos me desarmaron
y armaron una vez y otra vez,
y fue implacable la puntualidad de mis ojos,
descubrí tu rostro que era respirable,
descubrí tus labios con los labios de mi alma,

fue perfecta la mirada
de mirarte enamorado.

El día que te descubrí perfecta
fue cuando me acerqué,
olías serena como el mejor estado posible,
tu piel lucía un traje nuevo
o a mí me parecía,
eras como el prólogo de un buen libro de poesías,
y me acerqué con la seguridad del encuentro,
con el silencio propio de quien confía,

fue perfecta la manera de llegar a ti,
era un hombre en tu misma calle y color.

El día que te descubrí perfecta
fue cuando te toqué,
sentí un desborde caudal desde mi palma,
¡perdí la calma!,
era como si en una palabra se resumiera
toda la libertad de haberte elegido,
te tocaba y sentía que hacía todo un río
que te echaba de menos,

fue perfecta la manera de no hablarnos,
la ternura nos unió y así.

El día que te descubrí perfecta
fue cuando te amé,
y te dije ven,
vamos a casa por un café y después quizá
las caricias nos callen,
y seamos tú y yo del amor
una versión mejorada,
y mientras dure la tarde y la noche y el día
nos volvamos la aventura,
la intimidad a la que no le importa el sueño,

fue perfecta la manera de amarnos,
nos creímos eternos.

Desde aquel día
mis trayectos van contigo,
mi modo de encontrarte es a mi lado,
¡es perfecta la manera de este amor!,

eres mi mujer querida a quien elijo querer,
mi verbo maravilloso,
mi para siempre.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados