jueves, 26 de febrero de 2015

Lugares infinitos

Lugares infinitos

 
Es infinito el poema que llega a ti, 
es mi camino
que no equivoca tu corazón,
es la razón,
es el gemido,
el amor que desespera
mientras no seamos dos,

es el hombro donde siempre encuentro
fragmentos de tu noche,
son las mil ventanas de tu boca,
el silencio oscuro,
el amor mío de no poder amarte
como te quiero amar.

Es infinito el pensamiento
y también más que eso,
es el tiempo que segundo a segundo
seduce porque tienta,
es mi cabello enreda en forma de tu abrazo,
es el agua de tus labios
que a tientas me llama,

es el mar en calma
para seguir preguntando,
es menos que el azar y mucho más que el olvido,
es ese enigma que queda bramando en su juicio,
son esos ojos que se cierran resguardando lo escaso,
el paso que más quiero,
la mirada de tu rostro.

Es infinito el quererte
para conocerte más,
es disuadir el ahora
sabiendo que vas a llegar,
es la estación suspenso de no querer correr,
de no saber estar,
es aguardarte desde siempre
como una verdad caída,

es una gota empecina
que convence por gota nomás,
es un latido sin ser costumbre,
es el coraje de querer decir,
enamorarse como quien escala milagros
convirtiéndose en osadía,
es ver el cuerpo como es
cuando tú lo acaricias.

Es infinito mi amor
pero ya sabes que no me gustan las etiquetas,
prefiero estar abierto a la vida como
quien espera siempre conseguir algo único,
es que te amo,
no cabe duda,
sucedo cuando me amas,
soy el ejemplo del amor que no se apaga,

estás lejos pero estoy sereno,
y nada más,
extraño mis cosas cuando estás adentro,
y nada más,
estoy rodeado de todas tus emociones,
y nada más,
eres la consecuencia de mi orden,
y nada más.

Es infinito el lenguaje de este amor,
es su continuación.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados