martes, 27 de enero de 2015

Tu poesía

Tu poesía

 
Tu poesía, 
la de transparentes pupilas
que por momentos es claridad suave,
mar que se refleja a sí mismo,
lágrima como gota de rocío,
poesía que se parece al cielo de noche
y yo tratando de escribir tu nombre,

escribir que te amo todo el día
y también a las cinco de la madrugada,
escribir con versos de silencios
muy seguro que despertarás en mis brazos,

tu poesía,
vuelvo a decirlo,
ese caprichoso beso que aún me debes.

Tu poesía,
esas manos que me comprenden
mientras busco cual torrente toda tu piel,
¡nunca serás del todo mía
pero qué importa!,
si tus ojos me leen,
si tus labios son a mi aliento,
si el viento de tus pájaros es el árbol
de todas mis hojas,

y me lees como esa mañana que es playa
alimentando a su puerto,
como un espejo absoluto de párpados,
¡lo que deseas, lo que amas yo lo tengo!,

tu poesía,
línea de mi cuerpo,
y mi amor que se asoma en toda tú.

Tu poesía,
es cierto,
tú eres aquella,
esa mujer desnuda que me ocurre conveniente
de tanto en tanto,
esa desnuda mujer que me vibra
con vocación de mi boca,
esa mujer desnuda que me piensa enamorada,

con un amor tarde de otoño a la sombra,
un amor enmarcado de amor y de tierra abierta,
un amor de forma primera,
un amor ignorante de su propia belleza,

tu poesía
que te hizo y te hace,
y yo soy uno porque te amo
hasta mirar tu rostro, hasta mirar tu rostro.

Tu poesía
en todas las direcciones,
como mi libertad,
como mis sueños de pies desnudos
y mis ambiciones de nubes,
como esas horas donde mi cabeza reposa
y suspiro de ti,
y río contigo,
y rezo por ti,

como un arroyo cristalino,
una cama con sábanas,
un amor simple sin consultar el reloj,
y un tiempo
y dos tiempos
y tres tiempos de una luna retratada en el agua,

tu poesía
y tú a mi lado,
como dos nuevos en el alma.

¡Tu poesía si tú me miras,
y yo me vuelvo por ti,
y yo me vuelvo!

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados