jueves, 1 de enero de 2015

Tú, mi primer amor

Tú, mi primer amor

 
El primer generoso amor 
imposible de cálculos,
las primeras palabras,
lentas como la marea al mirarme,
la primera afición a las estrellas
que entre pájaros parecían bailar,
el primer navegante de mi boca
como un paseante por una biblioteca,

mi primer amor afortunado,
resplandeciente como un libro en blanco,
mi primer amor, tú,
mi primer poema.

Mi primer sueño para verte,
¡aún tiemblan mis labios para definirte!,
tú estabas vestida de agua,
teniendo flor,
teniendo espinas,
y desde aquel día mi amor fue como un árbol,
amándote desde el viento,
como un madero obstinado al propio verso,

mi primer amor,
porque mi corazón aún sigue en el mismo bosque,
mi primer amor, tú,
escribo por ti desde entonces.

Mi primer recorrido tierno
y curiosamente delirante,
con esa embriaguez que sueña los mismos sueños,
pero distintos,
mi primer libro desde el fondo de ti,
mi primer niño,
mi mariposa,

mi primer amor por las calles
dando gritos,
absorbiendo y pensando tu nombre,
mi primer amor, tú,
salido un día al amanecer.

Mi primera puerta llamada
a la altura de mi cabeza,
sin terminar,
quizá para cambiar el refugio,
mi primera poesía como por milagro
y de tus labios,
mis primeros capítulos sin más ropa que la puesta,

mi primer amor en las manos
resbalando hacia mis sierras,
mi primer amor, tú,
como el otoño de hojas secas
que se levanta en primavera.

Mi primera princesa
y yo como un tonto enamorado,
y mi primer silencio perdido
y temblando,
mi primera certeza sin atreverme a mirar
pero mirando,
mis primeros deseos como cuando entra el sol
y dos ojos interminables,

mi primer amor que no puedo negar,
de color café,
lleno de manos,
lleno de partes,
lleno de encuentros conmigo,
mi primer amor, tú,
sin detenerlo.

Como una corriente
buscando el sendero,
y suena suave en las sombras,
mi primer amor, tú,
para nadie, para ti.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados