jueves, 8 de enero de 2015

Te amo como si

Te amo como si

 
Como si girando 
pasara la vida,
y el alma fuese un proceso,
y los versos cobraran formas
con las que tú te disfrazas,
como si la bohemia me cuidara,
y entre cuidados y sueños, volara,
y yo te eternizara donde vuelas siempre,
en este aire,

como si navegar a la deriva
fuese la noche,
con la mitad de mi memoria
y la otra mitad,
vestida de tu mirada.

Como si me dieras a elegir
esta dicha de andarte,
y por andar te eligiera con este amor
que sentado al borde te escribe,
con palabras que a veces te nombran
y otras se acuestan contigo,
como si pedacitos de olas
fuesen arrojadas por el mar,

como si colgada de tu hombro
siempre pendiera la ternura,
quieta por fin y en péndulo,
como prisionera de su propia voluntad.

Como si la voz jamás supiera del camino,
y fuese un liviano hábito entre tanto remolino,
como si una mano tibia
te hablara al oído,
y un día abriera tu camisa para amarte,
y esa caricia fuese tu perfume inevitable,
como si tu nombre y tu calle
fuesen letras de mis deseos,

como si siempre empezara
a llover cuando te pienso,
con gotas oliendo a tu cuerpo,
con gotas que juntos inventamos,
como si dos fuese uno,
y uno, el amor desnudo.

Como si una planta me levantara desde el techo,
y hojas me tejieran
en un ir y venir de versos,
y me sujetara de tu mano,
y me cayera de tu mano,
y de cada uno de tus dedos dependiera mi amor,
como si los relojes me rechazaran
y el tiempo se valiese de suspiros,
como si mis manos
fuesen tu amante tan amante,

como si tú fueses toda mi poesía,
y afuera el sol fuese más que el sol,
y la luna y mis ojos, tus labios,
de blanco y negro sin detenerse,

como si mi corazón estuviese loco
y tu corazón, condenado a esperarme.

Como si tú no lo supieras
y me miraras sin verme,
y me escucharas tuyo
ignorando que es tuya esta puerta que te espera,
como si el silencio se alzara
y a la vez te reclamara
para amarte sin cesar,
como si nosotros fuese siempre el primer fuego,

como si el alba,
un amor de ojos claros,
como si el ocaso fuese alas donde sea, pero contigo,
como si todo lo que me pasa fuese una flor
que se parece a una flor,
después del amor,

como si mi amor fuese un agua vertical,
que golpea
y golpea tus ventanas,
como si mi amor sólo te oyera,
como si mi amor sin dudas ni temores, sólo respuesta.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados