jueves, 8 de enero de 2015

Me hace falta

Me hace falta

 
Me hace falta 
que me sueñes,
con esos sueños que se alimentan
sin necesidad cotidiana,
sueños que bien sabemos,
son de fantasía,
pero aún así los hacemos nuestros,
sueños que despiertan cuando dormimos,

me haces falta, sí,
con los ojos cerrados,
con los ojos abiertos.

Me hace falta
que me sueñes,
como si el sueño fuese una tregua
que simplemente alguien se ha robado,
sueño tan íntimo como espejo,
sueño tan de noche
como de día,

me haces falta, sí,
de este lado
y del otro lado también.

Me hace falta
que me sueñes,
como si el alma se alzara desde los hombros,
y desde esos hombros fuese brisa,
y desde la brisa un sueño
de plantas cenicientas,
sueño que cae como desde la frente,
sueño que insiste,
como el fuego al corazón,

me haces falta, sí,
porque te miro y me estremezco
y me adelanto a ti, con amorosa prontitud.

Me hace falta
que me sueñes,
y que llegues siempre a buena hora,
sueño que emerge donde las sombras,
sueño que como las aves,
buscan tu huella,
me hace falta el sol de tu naturaleza,
me hace falta que me vivas
y respires sin inquietud,

me haces falta, sí,
y que tu rayo de amor me esculpa
sin detener su vuelo.

Me hace falta
que me sueñes,
como si restaran horas al sueño para soñar,
como si las palabras tuvieran por timón al deseo,
y la barca fuese un sueño,
eco de nuestra voz,
me hace falta tu respuesta de mil silencios,
como la luna escondida
y tú desnuda,

me haces falta, sí,
como ese amor que camina descalzo,
como esa mirada que busca sin encontrar,
como ese lugar donde soñar contigo, indefinidamente.

Me hace falta
que me sueñes
y que de amor me necesites,
¡tú decides!

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados