viernes, 16 de enero de 2015

Discúlpame

Discúlpame

 
Discúlpame amor, 
he llegado hasta tu puerta
sin preguntarte, es más,
sin saber por qué,
no tengo nada que vender,
nada que entender,
simplemento siento
que tú tienes algo que me pertenece.

Imagino tu cara de asombro a esta altura,
¿yo? - te preguntas - ¿algo tuyo?,
¡sí! - te respondo - ¡algo mío!

Discúlpame amor,
¿me das las llaves o juego
a seguir llegando?,
el amor no tiene reglas,
si te quiero no tienes que bien quererme,
si te amo no tienes que necesitarme,
simplemente que te enteres
que siempre se parte y se llega al mismo latido,

que la despedida nunca es angustia,
si reflexionas en toda la sangre que nos une,
que el llanto nunca es cobardía,
si somos mucho más que una fecha y una rima.

Discúlpame amor,
no por uno o dos días sino, discúlpame,
si abres la puerta de una vez y miras mis ojos,
verás una veta de amor,
de un amor que reconoce tus ojos diciéndote HOLA,
de un amor que sabe que existes,

discúlpame,
no quiero que pienses que acudo presuroso en tu auxilio,
no tengo que salvarte de nada
y tú no tienes que salvarme,
es que después de conocerte
todas las cosas me sobran:

el sol para abrir las rosas,
las auroras buscando la noche,
el tiempo mudándose de hora en hora,
la belleza de tus maneras
metiéndose a tientas en mis sueños.

Discúlpame amor,
desde este instante en que te lo pido
hasta tu voluntad,
con esas ganas de compartir
el universo todo a manos llenas,
con ese futuro que aguarda,
con esa costumbre,

es que he venido por ti desde mi cuarto sombrío,
desde que te empecé a soñar,
y el amor fue una ola
que a mi pecho rompía y rompía,
desde el mismo ayer, discúlpame:

por mis manos que te miran,
por mis ojos que te llaman,
por mis labios que te esperan,
por mi sonrisa,
por mis manos como flores,
por mis ojos como hierba,
por mis labios como tierra,
por mi vida,
por mis manos que te crean,
por mis ojos en luna y esfera,
por mis labios en tu casa y tu vereda,
por mi poesía.

¡Discúlpame amor estas excusas,
por mi amor desnudo,
por amarte así!

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados