sábado, 10 de enero de 2015

Debajo de tu piel

Debajo de tu piel

 
Debajo de tu piel 
no eres simplemente sexo,
tu sangre no tiene divisiones,
como un río de muchas orillas,
como un alba siempre metida,
¡existes!,
todos los días existes
como interminables trenes,

porque debajo de tu piel,
debajo,
eres la llave que ignora la otra mitad,
esa fragilidad que ordena el amor.

Debajo de tu piel no hay pedazos,
todo es madera y aleatorio,
un poema es un valle,
unas manos sólo un hombre
a merced de su última inocencia,
como un verso que siempre es doble,
dos tintas,

porque debajo de tu piel
tú y yo se miran,
eres ese espacio del encuentro,
la distancia para existir sin nombrarse.

Debajo de tu piel se desprenden las palabras,
todo es silencio,
todo un universo donde los ojos caminan despacio,
donde el corazón celebra,
y entonces surge esa línea
de tu desnudez y la mía,
ese viento que se arquea
de tus labios a los míos,

porque debajo de tu piel
somos iguales y volando cuando los párpados se cierran,
porque debajo de tu piel vivimos,
como un árbol abierto entre el cielo y la tierra.

Debajo de tu piel somos un mundo
que se alarga en el cuerpo,
el principio,
lo que se dice sin motivo
hasta debajo de cualquier puente,
un amante a prisa vestido,
una puerta abierta y el café de la mañana,

sabemos de tocar las bocas con los dedos,
y sabemos recomenzar,
como esa libertad que siempre dibuja,

porque debajo de tu piel
somos una fruta madura,
habitantes de reinos sin castillos,
y vibramos más que en sueños.

Debajo de tu piel la luna y el sol
son pedazos de poesía,
pétalos de amor debajo de la almohada,
una boca que siempre se marcha
y al rato vuelve sedienta de besos,
porque el amor asciende,
y desde el fondo el amor es vientre,

porque debajo de tu piel,
el aire es como una garganta inagotable,
y el tiempo es siembra impar,
tú quieres ser y entonces mi alma,
¡y es tanto el amor que te siento en mi costado!,

porque debajo de tu piel estoy temprano,
porque te amo con un amor interminable.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados