martes, 16 de diciembre de 2014

Tengo mucho que decirte

Tengo mucho que decirte

 
La luna me habla
y los versos son como horas,
como líneas sin reposo
donde mis sueños
se vuelven ojos,
y mi amor no es algo perfecto
pero es entrega,

¡y mi silencio cuando hay tanto por decir!,

el viento es tintero,
lo que siento es una piedra
que arrojada al aire se hace oír,
y mi voz,
que de sílaba en sílaba
llueve desde el corazón,

¡y mi voz no es que llore,
son pasos que hacia tus brazos!

Con el alba a veces converso,
de miradas me responde,
que tu nombre es esa ternura
que pide un lugar, desde el alma,
que soy poeta sin que mis palabras lo sepan,
que camino mucho detrás de un te amo,

¡y mis huellas seguramente repetidas,
pero también distintas como cada vez que te escribo!,

y mis versos,
creo no habértelo dicho:
son como una cajita
con muchísimas cosas por dentro.

Decirte que estoy
se queda pequeño,
es que este amor es sin tiempo
y tampoco tiene distancia,
es simplemente amor
como todas las cosas al conocerte,

¡y miles de colores cobijados de palabras,
pero también largas noches bajo mil te deseo!,

es que para no echarte de menos
todo en mi vida tiene algo tuyo,
y no me refiero a este ahora sino a todo:

te pierdo para volverte a encontrar,
te veo invisible y enseguida el sol,
y dejas un nudo en mi garganta
y entonces te digo,
y me siento como ese cántaro
que nunca nadie, cuando tus manos.

Me doy cuenta que me haces falta,
aquí a mi lado
y por todas partes,
que empiezo de nuevo cuando te pienso,
que te extraño mansamente
como esa sombra que me sigue,

¡no sé, te amo, todo de ti me alcanza!

A veces quiero hablarte pero me callo,
otras te leo, por las cosas que no me digo,
¡hay días de querer besarte!,
¡hay días de querer sacudir
a esa persona mía que está en tu alma!,
hay días que te amo y me urge que lo sepas.

Quiero, para terminar,
decir que tu nombre es Mía, así te llamas.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados