sábado, 27 de diciembre de 2014

A veces poema

A veces poema

 
A veces imagino que me abrazas, 
que soy el último respiro
y tú el último instante del día,
y entonces me abrazas
atravesando mi piel hasta el suelo,
como el cielo pleno,
con tu boca previa
de un cuento a contar,

a veces imagino que la brisa
de tus ojos llega,
y tus manos imaginan mis sueños.

A veces siento que me abrazas
como si tuvieras la llave del horizonte,
que derramas tus lágrimas
por mi espalda,
como si un escrito te abriera su camino,
y siento que me abrazas
como convenciendo al alma,
y te siento de forma tranquila
pero insistente como desoyendo la razón,

a veces siento y así las siguientes veces,
que eres una ocasión grabada a fuego,
y yo me acostumbro a ti,
me acostumbro.

A veces duermo y tú me abrazas,
y me paseo por el silencio de tu tiempo,
y estoy al borde de tus labios
y mi voz es ese recreo a veces tormento,
y ese mar que anhelamos es esa paz,
y allá afuera todo es libre,

a veces sólo cierro los ojos
y te amo como a las nubes,
donde nadie sube,
apoderándome de ellas.

A veces cuando tú me abrazas
me vuelvo la memoria de tu viaje,
el poder del viento,
la sonrisa sin miedos,
y te busco como no recordando
haberte buscado,
y me siento afortunado de mi voluntad,

a veces cuando te amo,
me abrazas y se desvanece el presente,
y todo es un solo deseo
desde los pies hasta la garganta,

a veces pienso en voz alta,
y te llamo
y te abrazo sin compasión.

A veces me abrazas breve como una mañana,
apacible como la lluvia,
responsable como un límite,
y yo te abrazo estirándome como la hierba,
refrescante, apenas un susurro,
recorriéndote fugaz,

a veces irremediablemente te amo
y tú me amas sin intrigas,
y entonces me abrazas como
un comienzo inagotable,
y te abrazo como un café de recuerdos,
a veces poema.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados