miércoles, 26 de noviembre de 2014

Ya no tengo miedo a amar

Ya no tengo miedo a amar

 
No tengo miedo a verte,
es más,
quiero la desenfrenada mirada
que te busca entre todos,
quiero algo de mar
y también barcos sin puertos
y el ensueño,
quiero llamarte amor
desde mis labios
pero dispuesto al viento,
quiero la palma de mi mano
tendida bajo tu corazón.

No tengo miedo a encontrarte,
quizá,
quiero mi voz como un rayo de luna
en tu rayo de luna,
quiero gritar tu nombre
mientras las nubes pasan,
quiero llevar un río de la mano
y que te sientes junto a mí,
quiero todo,
todo mi presente en ti.

No tengo miedo a oírte,
no estoy desierto
ni pequeño,
quiero el amor alcanzado
gajo por gajo hasta el silencio,
quiero tu amor cerca
como la fiel memoria de los días,
quiero que me quites el fuego,
que tus manos me rescaten,
que tu miedo esté atento a mi pecho amante.

No tengo miedo que no repares
en torno mío,
acaso te sorprenda mi ramaje
siendo tu paisaje,
acaso el sol te mire amplio desde mis ojos
y yo declame:

¡¿qué tanta es la dicha mía que todavía me alcanzas?!,
¡¿qué tanto te merezco que no puedes marchar?!,
soy un alquimista que va corriendo y tú,
tú ese árbol que da sangre
como recién parida a mi ventana,

no tengo miedo a tu costa lejana,
yo era en mis sueños
hasta tu hora de verdad sincera.

No tengo miedo que de un lado
me estiren tus brazos
y del otro me tengan mis raíces,
quiero repetirme en tus aguas
hasta dar con la arena,
quiero saber que mañana
en mis calles encontraré tus puertas,
quiero imitar a mis sierras,

cuando el viento da rienda suelta
a esa ceremonia de voces,
cuando el mundo se rinde a los que aman.

No tengo miedo,
algunas hojas nuevas
todavía seguirán desnudas,
¡y ya no tengo miedo a amar!

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados