sábado, 29 de noviembre de 2014

Sólo de ti

Sólo de ti


Ahora que soy un hombre
y capaz de pararme,
elijo ser de ti
y de la noche que nos une,
de ti como esa entrega
en puro pensamiento,
como derrama un árbol
sus nombres verdaderos,
de ti más que la leña en invierno,
para escribirle al viento
con tinta de pájaros,
de ti más fiel que un espejo,
de la mano.

Ahora que no camino solo,
elijo ser de ti,
¿cuánto tiempo?,
año tras año,
y que la palabra sea de lluvia
mientras digo estas palabras,
y que tu figura valga más
que una herida
o una puerta que se cierra,
de ti construyendo castillos de arena,
¡pero castillos!,
dicen las hojas secas,
de ti y todo envuelto y todos los días,
acompañado por el buen ocaso y hasta el alba.

Ahora que no puedo dudar,
elijo ser de ti,
de ti y de la mirada del correo de la esquina,
para dejar en los muros mi rima,
para dibujarte con tinta que imagino,
para emprender con singular silencio
esta rueda de molino vuelta versos,
de ti hasta la misma luna siempre,
de ti, no puedo decirlo con más certeza,
elijo ser de ti,
y a veces no recuerdo ni tu nombre.

Ahora que no puedo ocultarte de ningún modo,
elijo ser de ti,
de ti como el resultado de mis ojos,
de ti como esa impresión grabada en mi alma,
sin preguntarte si comprendes,
sinceramente no me importa,
elijo dedicarte mi amor
y pasarte a buscar
y un montón de cosas absurdas,
elijo ser de ti,
será que confío en mi fuerza.

Ahora que es justo amarte,
elijo ser de ti,
de ti y de este hombre que no es distancia,
¡a veces siento que soy un cuerpo
que ha estado embotellado por siglos!,
pero hoy te elijo,
a ti,
como quien desea escuchar,
como quien anda descalzo por un vasto jardín,
como quien se permite entrar y salir,
elijo ser de ti.

Ahora,
que haciéndote subir y bajar
y reír y llorar,
siempre estuve a tu lado,
elijo ser de ti.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados