viernes, 21 de noviembre de 2014

Que me beses

Que me beses

 
Sólo quiero que me beses,
y frente a frente
hasta turbar el silencio,
y mi rostro como un suspiro
que a veces tus manos,
que otras tus ojos,
que me beses como la luna
deslizando su reflejo,
que me beses con los labios
abiertos del alma,

¡y guardando la poesía
que me beses vibrante!,
sólo quiero que me beses
dando con tu luz la calma.

Sólo quiero que me beses
y me desnudes en atormentada llovizna,
quiero un te amo en la penumbra,
quiero mi nombre repetido,
y que me beses hasta devorar
los besos de la nostalgia,
que me beses rompiendo el aire,
y a mis deseos
y a mis temores
y a mis dudas
y a mis credos,

¡y como un jirón de nubes
que me beses como esas aves que huyen!,
con ternura inmensa
inspiradas en mar.

Sólo quiero que me beses
disminuyendo la sombra,
hasta quebrar mi figura
entre el corazón y la pared,
quiero mi piel medida
por el movimiento de tu vida,
quiero tu piel
y después tus ojos
y el paisaje de todos tus lados,
y que me beses despojada de mí
pero gozando en mi interior,

¡y no pares el tiempo,
que el amor que nos mira
nos encuentra y refugia!,
¿cómo serán estas palabras
cuando ya junto a ti?

Sólo quiero que me beses
con esa inmensidad de abajo,
con esa inmensidad de arriba,
para que de abajo te sientas pensativa
y lentamente subas,
para que de arriba te creas
y por tus besos irrumpas,
de abajo vibrando en pasión,
de arriba, como un crepúsculo infinito,
de abajo como una envoltura desenvuelta,
de arriba, como la flor de un día
despertándote mujer,

¡y que te des a cada rato!,
quiero el amor que no puede
hacer más que amar,
quiero el amor que es prórroga perpetua,
y que me beses también.

Sólo quiero que me beses
y acaricies mi cabello enamorado,
y me mires apretado a ti,
y me digas sin hablar,
y hallarnos solos
y tú conmigo,

¡que me beses toda tú!,
y yo sentirte para seguirte amando.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados