sábado, 29 de noviembre de 2014

Cuando pienso en ti

Cuando pienso en ti

 
Cuando pienso en ti
crezco en la perfección,
como una mañana de sol
que todo lo mira,
que todo lo llora,
como si el tiempo
guardara siempre su memoria,

y comparecen los suspiros
envolviendo la infinita noche
con tu amor,

cuando pienso en ti,
el mundo es un capullo apasionado.

Cuando pienso en ti
derrocho encanto,
como si te invitara a partir
y tú fueras todo el equipaje,
como si las horas no acabaran
y las flores perfumaran
hasta en invierno,

y escondo apenas la mitad de mis bondades,
y te miro sin ser mirado
comenzando por el instinto,

cuando pienso en ti,
hay un doble palpitar en las esquinas.

Cuando pienso en ti
me atraviesa la rutina,
y quisiera tus pies desnudos en estos adoquines,
y quisiera tu cuerpo tumbado en los pliegues de mi cama,
y quisiera sacudir la distancia sin miedo,

y así escondo tus formas, murmurando,
sin puerta de escape,
sin pasado,
como las hojas sin aire,

cuando pienso en ti,
el acento del verbo es un río que gime.

Cuando pienso en ti
sin poesía,
soy una línea imaginaria,
un silencioso ritmo diferente al silencio,
una marioneta transparente,

y le coqueteo al vicio de buscarte,
y me condeno a los espejos
preguntando a los versos por ti,
y a cada lugar intimista por ti
y luego me desnudo,

cuando pienso en ti
todo este corazón es lo que soy,
y me recuesto en todas mis partes
y tengo frío.

Cuando pienso en ti
vuelvo a deletrear tu nombre,
tu primera letra y así
como una confesión de lado a lado,
y yo soy el invitado,
y tú el desayuno,
el almuerzo,
la merienda y la cena,
cuando pienso en ti,

y te pido me acompañes
porque esta noche estoy,
y pregunto por el poeta
y me dices "eres tú"

cuando pienso en ti,
¿qué más te puedo contar?

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados