sábado, 4 de octubre de 2014

Un día todo cambiará

Un día todo cambiará

 
Quizá te pase lo mismo,
aunque te niegues a reconocerlo,
quizá te levantes cada día
con la espera de tropezar
en las calles con aquel amor,
y entre la gente que pasa y pasa
sientas descubrirlo,
quizá un instante solo
te convenza que tu alma no se ha olvidado.

Tal vez te paralices,
las más de las veces el amor no es razón alguna,
tan sólo amor,
tal vez, sin saber,
los deseos de aquella mirada,
de aquella noche en que él
no dejó que lo tocaras,
y se dedicó a descubrir tu cuerpo
palmo a palmo,
tal vez tengas miedo, es común,
¡todos hemos cambiado en este tiempo!

Sucede que la realidad
suele plantearnos un juego,
quiero decir, mi mente te inventa, te trae,
y es como si hubiera quedado algo
desde aquella última vez,
como si un café fuese la excusa perfecta
para sentir tu aroma,
y tus ojos posados en mis ojos,
y tu cabello salvaje,
¿qué ha sido de ti sin mí?,
¿qué ha sido de mí?

Quieres encontrarlo,
aunque tu boca diga que no,
quieres hacerlo para decir ...
¡hola!,
las horas transcurren pesadas,
como un lento vagón de tren sin tu piel,
quieres hallarlo y que te sepa descubrir,
quieres escucharlo decir ...
¡hola!,
esperaba por ti.

Y un día todo cambiará,
él te dirá que sí,
y yo sabré que eres tú la que golpea a mi puerta,
él caminará hacia ti,
pausado y feliz de saberte cerca,
y tú le sostendrás la mirada,
y yo me detendré quieto de silencios,
desnudándome en momentos,
y todo a mi alrededor se detendrá también,

y un día todo cambiará,
después de todo la nostalgia existe.

Se me ocurre que tú sabes
que él te piensa,
que su nombre es tan visible a los demás
como seguro en tu cuerpo,
y sientes que no tienes dudas,
aún lo amas.

Yo miro a una mujer todos los días,
eres tú,
cada vez que la miro me la recuerdas,
ella no sabe ni tu nombre,
sin duda nos amamos.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados