domingo, 26 de octubre de 2014

Señora de mi mundo

Señora de mi mundo

 
Hoy es hoy,
mi para siempre,
descubrirte entre la gente
como se descubre una hamaca
de la alta noche colgada,
como la magia del abismal silencio
y tú despertando,
y yo descalzo andando
las miradas de tu piel,

hoy es hoy,
no hay otro nombre.

Lo sabe el viento,
mi para siempre son esas palabras
que te iluminan el alma,
ellas saben que hoy
es un vagabundo hambriento de sombras,
como un péndulo dentro del corazón,
y sobre el mar,
y es una brisa interminable,
y sobre el cuerpo,
y es como un caracol desde el interior,

hoy es hoy,
y te llevo conmigo.

Y el aire transparente
acaricia mis ventanas,
lo hace con el impulso de quien protege,
lo hace con la prontitud de la armonía,
lo hace siguiendo los senderos de la pasión,

hoy es hoy,
parece decirme,
para siempre es verte mientras cae la lluvia,
ese temblor de amor callado y sincero,
ese juego desnudo de tu boca sensual y mi suspiro,
ese espacio que me habita y que te escribe,

hoy es hoy,
bienvenida.

No tengas miedo de mañana,
cuando acabe la noche
y tiembles de frío,
tus labios serán prisioneros de los míos,
y en besos te diré
que hoy es hoy,
despacito,
que el amor es un ritmo que se refleja
para podernos arrullar,
que el amor es como una tabla de madera
resistiendo la tempestad,
y por remos los sueños,
y por vela las miradas
donde somos juez y parte,

hoy es hoy,
mi para siempre,
aquí estoy.

Amo mi forma de amarte,
ese pensamiento que refuerza
los tejidos de mi alma,
amo que no te conformes
con mis manos en la distancia,
amo no sorprenderme de mi voz y de tu voz
prendidas del tiempo,

mi para siempre
es rebelión,
es desafío,
es realidad,

¡hoy es hoy,
señora de mi mundo!

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados