viernes, 17 de octubre de 2014

Pero contigo

Pero contigo

 
Me gustaría que mi voz
no se pierda ni se trabe,
que en la dirección precisa te toque,
que me encuentres,
que me provoques,
que sepas cuánto te amo
con el imperio de contárselo al primero que pasa,

me gustaría tu nombre y mi nombre
en la corteza de los árboles,
o nuestras manos juntas
tras el vidrio empañado de la mesa de un bar.

Me gustaría que al mirarme
descubras una veta,
un pensamiento alerta
que sin motivo aparente,
no haga otra cosa que decirte,
me gustaría, pero siempre,
que cada parte de mi todo te contenga,
que detrás de mis palabras
dejes de lado los motivos,
que seas la manera correcta de este amor ordinario,

me gustaría lo cotidiano
y el largo desarreglo de los sentidos,
y la noche buscando tu boca con mi boca,
así de ciego, así de enamorado.

Me gustaría dibujarte
como si salieras de mi mano,
y desnudarte como si por vez primera
naciera el deseo,
y estar cada vez más cerca
hasta morderte los labios,
y que el aroma se mezcle con el silencio,
y tu cabello y mi cabello enredados,

me gustaría llamarte capricho
y que el poeta te escriba sin vacilar,
quiero tener contigo la más simple relación,
una cena,
una canción
y bailar,
y conocerte con la exactitud de un beso,
así de bien, así de inmaterial.

Me gustaría ser tres poesías, pero contigo,
la que ya no se dice
porque está sabida,
la que se pregunta,
como si quedara poco tiempo,
la que es clara como el agua
y contínua,

la que no se dice,
y se tapa el rostro con ambas manos,
muy similar al llanto,

la que se pregunta,
abriendo los ojos para que busques en ellos,

la que es clara,
y sientes vivir en tu alma
todos los caminos que te esperan.

Me gustaría aprenderte
y quererte
y hablarte
y escucharte, no sé,
me gustaría quedarme,
pero contigo.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados