miércoles, 8 de octubre de 2014

Libro transparente

Libro transparente

 
Mi fe desnuda
es un libro transparente,
para que te leas.

Para que te leas,
¡oh vida, oh palabras!,
escribo en cada ocaso
contra la pared de mi cuerpo,
con tinta que golpea las sombras,
invitada por besos que sólo
contra el aire batallan,

para que te leas,
¡oh espacio estremecido!,
soy una metáfora del alma
para que nada sea tuyo,
más que tu piel.

Para que me hables
como alguien que cae, yo te leo,
como ningún hombre
que le dió vida a tus heridas,
yo te extraño como el viento que no escuchas,
yo te toco como el alba que ves partir,

para que me hables
mis ojos pintan la hierba,
donde la mirada es silencio y más silencio,
¡oh vacío pequeño de mi voz!,
¡ay del tiempo que es el mismo
en nuestras dos partes!,

para que me hables,
para poder comprenderte,
no me dejes en el instante de mi mano
sin tu mano.

Para no decir,
he cerrado para mí mi único horizonte,
mi más profundo amor,
y te espero,
no a ti sino a tu interior,
no a lo demás,
sino a esa sola palabra
que es el nombre que busco,

¡ay deseo oculto,
como si todo te anunciase en el mismo poema!,
incluso los espejos escriben
a pedido de mi boca.

No tengo adjetivos,
solamente los días y las noches,
mi verbo es la pasión
cuando todo me falta y te miro,
y la noche es a mis párpados
y los días persecución,

es que mis párpados tienen el color
de quien se enfoca directamente al amor,
es que mis días son de búsqueda,
y yo busco a una muchacha
abrazada a una mujer,
casualmente parecida a ti,

¡verso a verso yo te siento!,
es como cuando me pides la luna
y la luna te doy.

Los segundos son años
haciéndonos el amor,
¡haz que no ame sin volver a verte!

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados