jueves, 2 de octubre de 2014

Como el amor

Como el amor

 
Y así sopla el viento
que no conoce descanso,
con látigos de pensamiento,
con nervios de humanidad,
sopla como si la libertad
no fuese a apagarse nunca,

como el amor que los labios
no callan, conociéndose,
como el amor que vibra tu nombre
en un grito puro,

sopla como un nuevo Quijote,
astillando los brazos,
resumiendo la flor.

Así como el árbol es coloso,
y el ocaso semeja el portal
de una vieja casona,
y las calles parecen voces largas
fascinadas por todos los horizontes,
y el alba me despierta ya hombre,
cuando la mujer de tu noche
dormida y aún tendida,

como el amor que no es quien
sino cuerpo vivo,
como el amor para que hables de mí,
señalando el lugar con los ojos cerrados,

siempre supe al amor como un misterio
que nos lleva de lado,
la sorpresa de un encuentro,
un bullicio silencioso.

Vivo pensando que los dos nos buscamos,
y nos gozamos a oscuras,
y nos tocamos invisibles,
que nos formamos desnudos
exhalando latidos,
que ambulamos los mismos caminos sin esfuerzo,

como el amor que es cuerpo y amor
y una sola palabra,
como el amor que se queda en ti
explicándote mi poema,

es que me apoyo en tu vientre
como una brisa justa,
y sin mirarte te recibo,
como quien nace y deshace.

En todo lo que siento me inspiras
conmoviendo mis ansias,
como si a propósito rebasaras
la copa de mis versos,
y me traspasaras entero con tu fiebre,
y siempre golpearas mi puerta vestida de mundo,

como el amor que siento viajar cuando te miro,
como la luna sobre el agua
persiguiendo su reflejo,
es que a veces soy mis besos
y tú eres mi ancla,
es que a veces amarte, no es ni antes ni después.

¡Aquí te amo, más que este amor no tengo!,

único amor tan mío,
y de mis lágrimas a tus ojos
como un mar sin olas, tan tuyo.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados