jueves, 11 de septiembre de 2014

Tal vez no estabas mirando

Tal vez no estabas mirando

 
Tal vez no estabas mirando,
mirar la luna y pensar
no es lo mismo
que quedarme en tus ojos
intentando entrar,
mirando y estar,
sintiendo suavidad,

tal vez no estabas mirando,
y tan sólo fue un instante
en el que te perdiste en mí.

Tal vez no estabas mirando,
besar desde el fondo sin reparar
es ese don de nombrar las cosas
por vez primera,
es el silencio cerca del rostro
que sabe a magia,
es esa mano invisible
que pasa como el agua,

tal vez no estabas mirando
y en un sueño me sentiste,
tal la poesía que te mira.

Tal vez no estabas mirando,
oír no es una vana sombra de las palabras,
ni siquiera un reloj de arena
sin arena y sin tiempo,
es el irrevocable camino que se imagina,
es un mundo de azar y ceniciento,

tal vez no estabas mirando,
a la orilla de tu cuerpo
se desprende lleno el inmenso universo.

Tal vez no estabas mirando,
dejar caer no es resbalar,
arrojar al aire no es la brisa,
todo se siente,
como un espacio que imita,
todo se agita y es tanto,

la sutil ternura,
la rosa entre tantas rosas,
el mundo en un acto,
un solo acto en que el actor se construye,

tal vez no estabas mirando
y se le dió a la noche, la vanidad,
que las cosas simplemente pasaran
con un amor infinito,
que el amor escape de su manuscrito
y sea siempre en los labios,
como el último verso.

Tal vez no estabas mirando,
alzar los ojos no es ejercer
el oficio de vivir,
vivir no es anterior sino mirar,
mirar es otra luna más clara
y escribir en su reflejo,
reflejar es el mar, como todos los secretos,

tal vez no estabas mirando,
mi nombre no es ni verdadero ni sabido,
es mi nombre,
y si no me amas se pierde en el tiempo,
como todo lo posible.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados