lunes, 29 de septiembre de 2014

Sólo con decir

Sólo con decir

 
Me dijo:
si me miras el mar dirá también,
porque las olas todo lo pueden,
porque nosotros somos
los mismos poetas del vértigo,
y tan sólo podemos suspirar,

me dijo que el amor
es querer la vida para amarla,
que un segundo es una flor,
que la melancolía es una boca abierta,

me dijo que mis palabras
son torrentes cuando escribo,
que un sueño siempre es el sol al poniente,
que un espejo es el alma de frente,
que me ama como arde el perfume de su planta,

y le dije: yo te amo, deshojándome por dos.

Me dijo:
es largo y claro,
muy largo el pensamiento
cuando me cuelgo en ti,
que en el aire sus brazos se parecen a mi regazo,
a ese descanso recién gozado,
a ese vaso por la mitad,
como un silencio de amante,

me dijo:
a veces soy toda tuya,
todo mi cuerpo se vuelve alas,
y te siento como nunca,
con una espera inenarrable,

me dijo que se vuelve pedazos
cuando sus manos no me encuentran,
me dijo: soy tempestad para mis labios,
cuanta más sed y más hambre,

y le dije: yo te amo, quemante es
tu nombre que me invade.

Me dijo:
mi sangre sabe de la audacia de tu voz,
nada me extraña de ti,
lo que siento es lo que logro,
y una tarde despierto y tu amor está a mi puerta,
y el hombre se vuelve viento y azar
de la misma sonrisa,

me dijo: un verso siempre
es un pájaro que cruza,
una llama a la que la libertad
le da su rebeldía,
¡yo no soy la más linda, pero no tengo dudas!,
siempre me reinvento para llegar primera,

me dijo: mi amor es distinto,
tú tienes razón,
mayúsculo es el amor
entre tus ojos y mis ojos,
sencillo es el respeto, así te amo,
con un desnudo paisaje y mucho más,

y le dije: yo te amo, esta noche y otra noche
y sus días, porque quiero.

Me dijo:
ahora puedes venir a buscarme,
yo quiero saberte aquí,
quiero verte llegando a casa,

y le dije: yo te amo, el mundo tiene sentido
desde que tú me amas.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados