martes, 23 de septiembre de 2014

Si no fuese

Si no fuese

 
Si no fuese
por las nubes y porque llueve,
juraría que es tu piel
que me abraza,
como un barco que nunca se llena
y está anclado en el puerto,

si no fuese por el silencio
de este sollozo de gotas,
si no fuese por el suspiro del viento,
que me somete a siembra y beso
hasta volverme vulnerable.

Si no fuese
por el paisaje y por las ventanas,
juraría que todo tu amor
me alcanza,
dándome alas,
arropándome la boca,

si no fuese por los árboles paso a paso,
de las tiernas y celosas hojas de su traje,
si no fuese por la sangre
que me habita como un rayo,
hasta brotar en versos, desplumado manantial.

Si no fuese
porque te quiero,
mientras esa paloma sube y sube interminable,
juraría que de arena y de mar me formo,
que soy un aire que merodea tus manos,
que tengo el privilegio de girar,
y tomarte de los hombros y la cintura
casi al mismo tiempo,

si no fuese porque el amor que siento
te hace mi pensamiento,
y así me cubro de ti,
si no fuese porque procuro hasta tu voz,
prometiéndote la mirada.

Si no fuese
porque soy breve
y así soy dueño,
que tu nombre tengo por acento,
juraría que eres la urgencia de faltarme,
la serenidad de la tierra y los troncos retorcidos,
que lluviosamente entro hasta tus ojos,
que soy la misma raíz,

si no fuese
porque he llegado hasta el fondo,
y ahí estás tú,
juraría que me pareces,
que me cercas con tus ansias,
que me esperas y me defines,
si no fuese que te amo.

Si no fuese
porque mis manos son la herramienta de mi alma,
y mi alma es un marino,
y el mar me sabe a río
que clama entre las rocas,
juraría que estoy desnudo,
igual que el fuego,
cada vez más claro,
cada vez más mi garganta.

¡No es posible acariciarte
sólo por amor!

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados