viernes, 12 de septiembre de 2014

Por eso

Por eso

 
Eres
a quien quiero querer
como quiero,
porque sólo sé quererte así,
quererte como puedo quererte,
eres, por eso TÚ,

¡ha de ser por eso
que las flores están por el mundo,
y el aire y sus aromas!

Eres
ese blanco rodando
que me acaricia,
la sutil hoja que vence a la brisa,
la poesía que se hace palabras
y vista de atrás parece dos manos,
eres, por eso tres besos,
el tuyo,
el mío,
el nuestro,

¡ha de ser por eso
que miro el tiempo y se me hace dos bocas,
dos promesas!

Eres
un sueño jugando a la ronda,
y dos sueños soñándose gotas,
y un agua que sigue
contoneándose en su desnudez,
y el sol en la piel,
y la luna como un mar helado en los ojos,
eres tus versos,

¡ha de ser por eso
que es mío lo mío,
y tuyo lo tuyo,
y nuestra la diaria escultura que formamos,
sin distancia, sin relojes!

Eres,
conforme a te extraño,
la mirada opaca de los cristales
cuando la lluvia,
la música húmeda que gira,
cuando te deseo,
el silencio anhelante
latiendo mil veces,
cuando si tu nombre pudiera venir,
cuando yo espero pensando en los dos,

¡ha de ser por eso
que voy cayendo,
como cae el amor en un salto perfecto!

Eres
el amor que se amplía,
la pretensión de escalar el viento,
el fuego sometido al ahora
y el muro derribado por la poesía,

porque eres la muchacha,
la enamorada,
la noche y el alba
y así días y días,
una carta desconocida que alguna vez mis manos,

¡ha de ser por eso
que estás desnuda,
pero nada, nada más!,
la mujer del otro lado,
sin alas,
encerrada en mis ojos.

El amor es en mí la necesidad de ser,
eso eres, por eso TÚ.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados