viernes, 12 de septiembre de 2014

Permite mujer

Permite mujer

 
Mujer,
de piel esperanza yo te miro,
al calor de la ternura y del silencio,

¡mujer, no me dejes amarte con palabras!

Permite mujer las manos,
para formar tus sueños
con los míos,
para que seamos dos
y todavía más,
como si fuera en un lecho,

permite mujer
los retoños de la rama,
y como una letra que arde,
ser el aire de tus grandes ojos al mirarme.

Mujer,
sorprendido estoy de tu alma
como pétalos de rosa,
de tus brazos
hasta rozar los astros,
de tus labios que me piden versos,

me gusta verte mujer
colmada de besos,
por la misma noche que a veces
roba tus caricias,
me seduces mujer,
eres la profunda rima de mi esencia.

Permite mujer que este amor
sea todo para ti,
hasta tus lágrimas,
que tus dudas caigan al sol
y dibujen tu sonrisa,
que tu mirada sea mi lluvia,
que tu vida mi sola vida
por la ley del no final,

ansío recibir el viento de tu forma,
y sin destino, la nave,
ser la respuesta que se columpia ante ti.

Mujer,
hay un instante en que las cosas brillan,
y los momentos palpitan
y todo es intensidad, entonces ...

que tu voz primera termine siendo grito,
que te sientes al lado mío,
que mi nombre sea en ti
un temprano latido.

Permite mujer
mi puerta abierta a algún náufrago,
quiero sentir que afuera se repite la penumbra,
y un arroyo de lentos ademanes,
que recién nazco,
y a tu regazo mi suelo abierto,
como si retornara.

¡Mujer, no me dejes amarte para sentirte!,
quiero ser la inevitable memoria
de la hora de tu amor.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados