miércoles, 24 de septiembre de 2014

Lo que no sabes

Lo que no sabes

 
Lo que no sabes de mí,
es lo que me hace tuyo,

que no me canso de esperarte
mientras tú todo lo desafías,
que me devora el cuerpo tu aire,
que asciendes
y naufragas
y clamas,
que el amor mío no sólo de amor se trae
sino de cierto coraje,
que tus deseos son mi libertad,
y en la piel la intensidad
del perfume de tu cuerpo.

Lo que no sabes de mí
es la huella de cuatro pasos,

que soy un muro de pájaros
cuando mi imaginación te nombra,
que sobre el sueño de este
hombre has dejado tu pecho,
y tu cabello suave
y tu voz despierta,
y tu amor por mi casa,
que no saliste jamás de
los besos que aún vagan,
que no quieres separar nuestras bocas,
cada vez más profundas,
cada vez más ventanas.

Lo que no sabes de mí
es lo que no quiero ser,

no quiero ir a tu encuentro,
quiero que estés aquí,
no quiero un amoroso sentido,
yo quiero el amor de ti,
es que no quiero un futuro fugaz,
yo quiero un presente en tu vientre,
no quiero dos ojos lejos,
te quiero íntima en mi fuego,
y me mires del todo verdadero, abierto,
echándote todas las horas,
la del sabor,
la del tejado,
la de la savia.

Lo que no sabes de mí
es mi porvenir y el de mi amor,

que un súbito despertar me coloree,
y defenderte siempre,
aunque quieras tropezar,
que nunca seamos más iguales
que una mañana y un TE AMO,
que atravesados tú y yo por la misma sangre,
seamos la primera vez,
la noche segura de todos los lados,
quedándonos muy cerca,
en un haz de caricias o quizá más.

Lo que no sabes de mí,
es que dormido y despierto
llevo el amor a cuestas,
como dos ante la aurora,
y vencidos e inmensos,
y la voz de mis raíces,

porque no sabes de mí
que bajo tu piel escribo,
bajo tu piel.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados