lunes, 25 de agosto de 2014

Sabes que me enamoro

Sabes que me enamoro

 
Si ya sabes que me enamoro,
¿por qué sonríes?,
tu sonrisa me roba el paisaje
y las calles de tu nombre,
y mis brazos que te reclaman
que dures todo el día,
hasta que el sol caiga
y una vez la noche,
hasta que el principio del verbo
nos de una tregua razonable,

porque tu sonrisa sabe esperar rodeada de mí,
sabe desvelarme de por vida.

Si ya sabes que me enamoro,
¿por qué me quieres tu cómplice?,
ya conozco este camino de memoria,
este nosotros que vuelve
y comprende de bienvenidas,
no es que te quiera,
es que te contemplo ordenando mis sueños,
no es que no te ame,
es que simplemente ocurres,

tú llegas siempre,
aunque yo me encuentre a solas con mi cuerpo y con mi alma.

Si ya sabes que me enamoro,
¿por qué me poetizas?,
me cuesta descansar después de tus letras,
esa infinita victoria de las palabras
que tú simplemente escribes,
y tu brisa como un náufrago
que baja de los párpados,
con muchas ganas de sentir
como siente una caricia,
que es amparo y encanto,
que no tiene tacto,

y sin embargo siempre empieza antes,
como elegir las altas ventanas de una casa en ruinas.

Si ya sabes que me enamoro,
¿por qué me amas desde anterior a mí
y distinto a todos?,
tu amor me devuelve la mirada,
deja mis labios como recién atardecidos,
soy por ti como un nido esperando,
unas nubes conformando
que van creciendo,
hasta la lluvia en los cristales,

tú suenas un poco a mí cuando me amas,
yo miro el reloj y aún no llegas.

Si ya sabes que me enamoro,
¿por qué me piensas y entonces te pienso?,
¿por qué pasas?,
de tu mano yo me quiero,
y me dejes entrar
así sea de a ratos,
de tu cuerpo ya sin miedos,
quiero todo como un alegre mendigo,
me des tus secretos sin precauciones,
y no te alejes de mí
ni de mis silencios,

que por amarte soy un pájaro
y los pájaros siempre abrazan el aire.

Si ya sabes que me enamoro,
no te quedes afuera,
golpea,
golpea hasta que el poeta diga,
cierra la puerta detrás de ti.

Tú ya sabes que me enamoro,
mi amor está mucho antes que mi boca.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados