sábado, 16 de agosto de 2014

Pienso en ti

Pienso en ti

 
Entonces el cielo
sabe de sentimientos,
que hacen lento el cuerpo,
que desnudan el alma,
que se apoderan de la mente
haciéndola frágil,
dominando la piel
como un escalofrío,
temblando,
sabiendo que se trata de nosotros,

entonces pienso en ti.

Pienso en ti,
¿qué decir de ti si eres poesía?,
¿qué decir de las miradas que te miran?,
¿qué comprender?,
si tú eres el fuego en mis manos,
mi ardor,
mi imagen recién nacida,

dime viento,
¿por qué me extiendes de su azahar?,
dime luna,
¿por qué sollozas cautiva?,
dime flauta en la tormenta,
¿por qué la recuerdo?

Hoy siento en mi corazón
un aire tibio,
un horizonte que contempla
lleno de gotas de rocío,
una fuente de todos los jardines,
y un árbol insistente
que arroja besos al crepúsculo,

hoy el amor me corresponde
y soy su valle profundo,
mientras pienso en versos en ramos
y tú bajando del tren.

Pienso en ti,
y tú me miras hasta quebrarme,
hasta hacer lentas las sombras
y un juglar deshojando las rosas,
y tú me hablas mitigando las ansias,
y te amo cubierto del silencio de mi pensamiento,
sin razón y sin labios,

y todo un laberinto en donde mi ilusión se enreda.

Pienso en ti como la lluvia,
que tiene un secreto resignado,
como el contacto que despierta
y nos hace el amor al alba,
y la vida que se derrama
en una inquietud cercana,
y el triunfo de la sangre
como dos ríos que saben,

pienso en ti,
que eres verdadera,
que desciendes lentamente
y a tu sonido me abres,
que me dejas contemplarte
cuando llega la noche oscura,
y yo muero de horas antiguas,
y yo muero pronunciando tu nombre.

Pienso en ti,
¿qué otro amor me espera?

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados