miércoles, 27 de agosto de 2014

Juega conmigo

Juega conmigo

 
Toma una hoja cualquiera,
un lápiz de color,
el que gustes,
y dibújame sin moverme,
trázame grande
y a la vez interior.

Píntame al primer golpe de vista,
como gente grande
que parece un poco niña,
como niño virgen
que sabe de política,
como ciudadano que es
contínuo pasajero
en estado de reparación.

Cuando llegues a mi corazón,
mírame con la mirada de un náufrago,
¡recuerda, dibújame de pie
pero extraordinario!,
me gusta creer que el mejor retrato
es extasiado mirando las estrellas.

¡Juega!,
que la hoja y el lápiz
sean cerrados y abiertos,
cerrado para que me encuentres
siempre habitado,
abierto para estar perdido
y que salgas a mi encuentro,

de ti el dibujo mío hecho misterio,
demasiado posible pero absurdo.

Juega conmigo
el juego de las máscaras,
tú te vuelves noche
y yo me vengo dormido,
también el juego de los trenes,
tú vas saltando durmientes
y yo una mesa servida para dos,

juega el juego
que jamás recuerda las formas,
con manos llenas de aleteos,
con silencios callando en grave voz.

¿Sabes?,
me gustan los espejos que jamás se fatigan,
que nada dicen pero parecen
una contínua visita,
me gusta vacilar un momento
y luego un suspiro, o dos, o quizá más,
y jugar entonces a gritar,

a gritar que el miedo
es una ventana donde renacen los sueños,
que el cielo es un péndulo
y las hojas son árboles que mecen,
jugar que un techo roto es bueno,
aunque llueva,
y tú y yo una enredadera,
que sabe del sol y la luna cuando brillan.

Ven a jugar conmigo
sin preguntarte si te gusta,
podemos ser nostalgia o un poco de aire,
o palabras condenadas a permanecer,
o una copa de vino
entre dos almas gemelas,

¡juega conmigo!,
otros podrán olvidar sus deudas
pero nosostros,
nosotros nos conocemos,
nos parecemos,
siempre nos sentamos un poco más cerca,

¡juega conmigo!,
que este juego no termina
ni con lágrimas
ni con huelgas.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados