viernes, 18 de julio de 2014

Y te vi

Y te vi

 
Y me salvaste de caer
tantas veces
sin que lo supieras,
ni tú
ni la caída,
y te vi sin saber que me salvabas,
sin creer que me sostenías.

Y me miraste
pasar cada día
sin nada preguntar,
ni tú
ni tus palabras,
y te vi sin saber que te esperaba,
sin creer que por ti moría.

Y me tocaste
o imaginé que lo hacías,
distrayendo mi mirada enamorada,
y ni tú
ni tus manos
supieron que eres mi suspiro y mi reflejo,
que me robas el alma con tu tierno mirar.

Y me llevaste junto a ti
para besarme,
para que la distancia no nos hiera,
y ni tú
ni tus besos
soñaron con tenerme así,
con sentirme así,
que mi vida se acorta cuando pienso en ti.

Y me amaste mientras
el aire se acababa,
y la vida nos llevaba dentro
para vivir tú en mí y yo contigo,
y ni tú
ni tu aire
jamás retrocedieron,
y vi tu rostro lentamente,
como una búsqueda tal vez,
y vi el reloj y me dije,
¡las agujas no saben de sorpresas!

Y volé,
¿quién lo hubiera creído?,
eras tú al alcance de mi suerte,
la que me salvó de caer
y me miraba pasar,
la que me tocó o imaginé
y me besó sin distancia,
la que me amó sin mirar el reloj,
y me dió a entender
que también me amaba.

Y me enamoré como pocas veces,
como nunca había,
siendo el asombro de ser ése,
un poco de ti
y otro poco de ahora,
y me enamoré inevitable,
y me enamoré mirándote.

Y te vi
y te toqué,
o simplemente soy
el que escribió TE AMO.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados