viernes, 11 de julio de 2014

Tantas, tantas cosas

Tantas, tantas cosas

 
Tantas,
tantas cosas seguirán pasando,
la palabra del olor de las flores,
la certeza de saber tu nombre,
la justa lluvia que respiro
aún sin llegar su cielo nublado,
la memoria de las manos
entre las hojas secas,

tantas,
el papel donde te escribo
abandonado al amor,
tantas cosas,
la moneda arrojada a la fuente
que apenas se comprende,
seguirán pasando
como un río que corre,
¡ojalá pienses un poco en mí!

Tantas,
tantas cosas seguirán pasando,
los bien acompañados deseos
por los pasillos del sueño,
el cruzarme contigo sin arrepentirme,
el perro del vecino
que parece hablar de vos,
aunque es muy obvio su ladrido,

tantas,
que cada día empieza
volviendo a ti mis ojos,
que donde estás yo estoy,
como siempre,
como enfrentado a un espejo
al que yo le creo,
como creo en la sorpresa
y la nostalgia,
y en ese puente invisible
que une lo que veo de lo que no,
¡ojalá me quieras y sucesivamente así!

¡Tantas cosas!,
al principio fuiste palabras
que inventaban mi lenguaje,
más tarde tuviste un rostro y unos labios,
¡apenas verte fue conmoverme!,
y andar por mi pecho reconociéndote,

tantas,
tantas veces,
que mis manos supieron
de tu cuerpo en soledad,
que mi piel entendió que eras posible,
no sé hasta que punto pero posible,
aunque la vida fuese no más que un segundo,
¡ojalá un trocito de este amor nos haga caminar!

Tantas,
tantas cosas seguirán pasando,
bailar en la calle los ruidos del mundo,
empezar de nuevo,
asombrarnos del silencio,
tantas cosas,
tanto que quiero decirte,
que seguirán pasando errores y olvidos
hasta encontrar el camino,
que hoy quiero saber de ti,
y mañana,
y después,

tantas,
tantas cosas,
que siento viajar tus ojos a mis ojos,
que estás apegada a mis brazos,
que yo te amo.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados