jueves, 10 de julio de 2014

Exacto a ti

Exacto a ti

 
De este cielo,
tal vez chiquito
que es nuestro lecho
cuando te encuentro,
haré de caricias un mar inmenso,
y llenaré tus horas y mis días
de intensas brisas,
de profundos gemidos,

heridas abiertas que por nada
se han de calmar,
las preguntas serán miradas,
los silencios un ojalá.

Y te sentirás envuelta, también,
de las sombras de la tenue luz
que nos dibuja,
y sabrás que suelo perderme para
encontrarme en la simpleza de tu piel,
en esa ignorancia entendida
que es recibirte sin que me lo pidas,
expuesta pero feliz,
y tú y yo en medio de un bullicio de besos.

No te dejaré dormir,
quiero me ames como yo te amo,
con mis manos pronunciando tu nombre,
con mis labios bebiendo de la luna
mientras el reloj muestra sus horas muertas,
como deshojándome, así,

y yo me haré exacto a ti,
a tu boca,
a ese aroma que sabe
a repetirte y diferente,
a desearte desde el tiempo que te conocí,
temblando en mil versos sin fin.

No te dejaré dormir
para que no me olvides,
y que no se termine el tiempo
de acostumbrarme a ti,
y amarte con todas las fuerzas de mi ser,
las mismas del alba
cuando el amanecer está cercano,
las justas palabras cuando tú me miras,
las lágrimas profanas
que el amor a veces camina,

y que no me dejes dormir,
con esa cercanía que nos hace juntos,
y esos pensamientos que
nos miran desde el alma,
y ese tiempo que nos ahoga,
razón de cada suspiro,

¡y que no me dejes dormir,
todavía me haces falta!

No te dejaré dormir,
me dediqué a conocerte
y te quiero.

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados