martes, 22 de julio de 2014

Al poema confío

Al poema confío

 
Como un rayo de luna
que acentúa el viento,
y es el cielo,
como nubes que tiritan,
como un poquito de ensueño
y que tú me digas,
como que ya no hay nombres
para este amor.

Tengo celos,
del balcón que piensa en tu reposo,
de la rosa que esquiva tu silencio
y se encamina a tu aroma,
tengo celos de la noche
y tu encono de las sombras,
y de esta pasión de ti,
que arroja por tierra
toda mi conciencia.

Cuando te pienso
corro hacia la aventura de amarte,
como un instinto lucero
en mi interior,
¡ya no hay amor que no sea tu amor,
como una lámpara en mi alma!,
¡ya no hay uno sino dos,
y el amor un puente,
y tú y yo!

Tú eres esto y aquello,
amor impostergable,
amor desnudo,
¡ya no hay nombres!,
la poesía se hace sin lenguaje,
de pequeños deseos el paisaje,
y de nuestra página en blanco,
un día y su vacío,
porque en el amor,
todo es posible.

Cuando tus ojos escucho decir,
me parece la noche
vistiendo una sonrisa,
porque cuando te miro
me pregunto, amor,
¿a qué has venido?,
¿acaso te escondes de mí?,
¿qué más quieres?

Ya no hay nombres,
conocerte es comprender
que para este amor,
no hay ventanas decisivas,
que la memoria espera
llena de milagros,
que para este amor
no hay rutina.

Al poema confío
ese minuto de amor
entre tantas huellas,
ya no hay nombres,
siempre puede ser
todo y tanto,
si estamos enamorados,

¡ya no hay nombres para este amor,
tú contemplas mis ojos,
y yo te miro!

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados