lunes, 21 de julio de 2014

Al día siguiente

Al día siguiente


Me gusta
ser contigo
al día siguiente,
por ejemplo esa pregunta
cuando llueve,
¿piensas en mí?,
y mirar sin mirar
como buscando nuevas palabras,

me gusta
ser contigo,
en el cuerpo me lo digo
pero sobre todo en los labios,
cuando tus besos
dejan de mirar al viento
y son como un balcón
de mis tardes,

me gusta
que al día siguiente,
aún pueda encontrar tu piel
enredada en mis dedos.

Me gusta
una botella vacía
al día siguiente,
y esa pasarela de sospechas
que construimos tú y yo
desde la noche anterior,

me gusta ser contigo
y que el amor,
una manera suave,
de caricias lentas que borran huellas,
de finas líneas que tiemblan,
de un amanecer que se rinde apenas,

me gusta
que al día siguiente,
mi memoria sea un instante
que pierde su espacio ante tu boca.

Me gusta
un dibujo abierto
al día siguiente,
quizá un garabato,
unas palabras que vuelen al verbo
cuando mis párpados aún arropan la pasión,

me gusta ser contigo
y que el silencio,
en espiral nos juegue
con la complicidad del alma,
como una mariposa
sobre un fondo blanco
distrayendo a la razón,

me gusta
al día siguiente,
lavarme la cara y las manos
mirando al sol,
con el guiño de la luna.

Me gusta
tu sabor de ayer
al día siguiente,
ese perfecto paso de flor
sobre el tiempo,
esa ternura que se ensancha
hablando bajo,

me gusta ser contigo
desde tus hombros,
y en tímidas gotas,
inclinado,
me gusta que todo comience
otra vez desde el espejo,
como un vértigo de yo mismo frente a mí,
y tú en mi costado,

me gusta
al día siguiente,
mis ojos bien abiertos en ti,
y así poder entender el amor.

Me gusta
ser contigo
al día siguiente,
¡es mi amor que quiere conocerte,
es tu amor que quiere conocerse!

Tinta de Sangre
Marcelo Roberto Galán Capel
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados