martes, 17 de junio de 2014

Un algo, no sé

Un algo, no sé

 
Escribo en tu pintura
y me reparto de mi interior a tus alas,
y te amo,
y entre versos y besos
rimo en mi piel
tus mejores caricias.

De vestiduras me invento,
como el viento,
que con sus hilos desnuda
mi palabra a lo largo de mi cuerpo,
y de finas hebras me miro,
y te imagino atrapando mi voz
con tu alma enreda,
y te conmino a derrumbar mis barreras,
trepando sueños
y tus labios sobre los míos.

Me vuelvo bohemio
cuando en las noches te siento,
y de profundo silencio,
y entre las sombras te veo vertida
hallándote lejos pero también inspirada,
dejando en mi pecho
la razón de tu amor.

Estoy a la intemperie de todos los cielos,
igual que las estrellas
sin saber por qué,
¿por qué mis ropas por el sueño como esperando?,
¿por qué de a ratos pregunto por ti
y así todo el tiempo?,
¿por qué te quiero y te amo y te pierdo?,
¿por qué me haces falta,
y en una tarjeta sin nombre tu calle y mis deseos?

Un algo, no sé,
un sin embargo que me rodea,
algo de ti y de mí,
un algo que me mira con despiadada verdad,
como si el amor fuese un poema incompleto,
y entonces la brisa,
y los ojos,
y la boca pensando si besarte despacio
o besarte real,

un algo que debe ser
o mejor dicho, quiero que sea,

¡érase una vez una casa grande,
y los niños,
y las ventanas abiertas!,
¡érase quizá estar vivo de veras, no sé,
un espacio vacío o tal vez un dentro que sólo se explica!

Con el aire apretado, lento y largo,
en mi cuarto soy un hombre acostado,
queriendo tus brazos,
esperando algo,
mientras el tiempo se abre justo a esta hora,

a esta hora en que te extraño,
en que muero por decirte algo
y poder dártelo,
a esta hora en que no es tarde,
y tú emerges entre olas de suspiros,

¡y me quedo contigo como un libro albedrío!

T de S
MRGC
Namaste